lunes, 25 de febrero de 2013

Camino hacia un sueño: Semana 11/43

Hoy seré breve, entre otras cosas porque sobre esta 11ª semana hay poco que contar y podría resumirse con esta simple foto:


Sobre la evolución de mi fractura de clavícula, no sabría que decir. Sigo con molestias y con dificultad para mover el brazo con normalidad, pero parece que la inflamación ya va a menos. De aquí al jueves de la semana que viene (7 de marzo) espero poder estar ya casi recuperado, aunque tampoco quiero hacerme demasiadas ilusiones por si la cosa se alarga un poco.

Sea lo que sea y pase lo que pase, hoy volveré a los entrenamientos. Con tanta limitación, me tendré que conformar con el rodillo y con algún ejercicio del tren inferior. Ya sé que no es gran cosa pero seguro que será mejor que estar en casa sin moverme. Además, el tiempo pasa muy deprisa y todos los días que han pasado desde el atropello están corriendo en mi contra, así que supongo que será una buena manera de frenar un poco la caída. Por otra parte, si he sido capaz de no cogerme ni un día de baja (siendo zurdo) y seguir yendo a trabajar con una fractura de clavícula (no están las cosas como para coger bajas), también tengo que ser capaz de retomar mis entrenamientos. 

Pues ya está. Este es el resumen de una semana totalmente en blanco en la que lo más que hice fue salir a caminar una tarde durante 1h15'. Por suerte, mi peso no se ha disparado y apenas llevo un kilo ganado, y eso que el hambre no lo he perdido...

Espero poder escribir algo más optimista la semana que viene y sentir que he dado varios pasos adelante en mi recuperación. Mientrastanto, tranquilidad, paciencia y vuelta progresiva a los entrenos.

domingo, 17 de febrero de 2013

Camino hacia un sueño: Semana 10/43

Primer golpe duro, muy duro, en mi preparación para el Challenge de Calella. Supongo que no será definitivo (ahora mismo por mi cabeza no pasa otra cosa que recuperarme cuanto antes y volver a entrenar) pero la cosa se complica y mucho. Esta décima semana, que tan bien había ido hasta el jueves, se torció el viernes con ese atropello que sufrí en la bici nada más empezar el entreno. En este caso fue un conductor que no puso el intermitente a la derecha en una rotonda. Yo iba a seguir recto y confiaba que él también, pero no fue así y me di el golpe cuando frenó para girar sin señalizarlo. Por suerte, una patrulla de los Mossos d'Esquadra venía detrás y lo vio todo. Personalmente, no quiero quejarme más de la cuenta de lo que me ocurrió porque últimamente estamos hartos de ver en las noticias la cantidad de atropellos a ciclistas que se producen y todos sabemos como suelen terminar. En mi caso, la cosa quedó en el susto, en el traslado al hospital en ambulancia y en una pequeña fractura de clavícula (izquierda) que me mantendrá alejado de los entrenos, por lo menos, tres semanas. A eso habrá que sumarle el tiempo de rehabilitación, lo que tarde en recuperar la masa muscular perdida y lo que tarde en recuperar el estado de forma en el que me encontraba antes de que pasara todo esto. Haciendo mis cálculos un poco a ciegas, llegaré (si llego) justito al Extreme Man de Salou del 5 de mayo. En cualquier caso, esto supondrá un gran paso atrás en todos los sentidos y tendré que asumirlo para no pasarlo peor de lo que ya lo estoy pasando ahora mismo. Pero bueno, para no ser tan negativo, me conformaré pensando un par de cosas buenas. La primera es que, a pesar del golpe, la bici parece que no sufrió demasiados daños. De todas formas, tocará hacer una visita a SBR Store para que le echen un vistazo. Y la segunda es que, después de este parón más que obligado, espero que mis molestias en el pie desaparezcan definitivamente. Al llevar ya tantos días sin correr, está mucho mejor y apenas me duele, así que confío que en tres semanas más la cosa se solucione del todo. Como véis, quien no se conforma es porque no quiere...

En cuanto a la semana de entrenamientos, como decía, hasta el fatídico viernes había ido bastante bien. Había acumulado más de nueve horas de entreno (9h20'02") y 10.000 metros de natación en lo que estaba siendo mi mejor semana acuática. En bici también había hecho una buena salida y tenía pendiente un par más (viernes y domingo) que nunca llegué a hacer. Lástima porque el viento por fin había parado, no hacía frío y podían haber sido muy buenos entrenos. Ahora ya da igual y tampoco sirve de nada lamentarse. 

Por otro lado, durante esta semana también fui al médico de cabecera para ver los resultados de las radiografías que me hicieron de los pies y me comentó lo que ya suponía, que el dedo gordo del pie izquierdo está empezando a desviarse hacia adentro pero que ni mucho menos es algo alarmante ni para operar.

Con todo esto, la décima semana ha quedado así:


Lunes 11/02.- Tenía previstas dos horas de BTT pero, para variar, hacía mucho viento y preferí hacer 1h31'04" de rodillo cómodo en casa. Me salieron 65,26 km. Después fui a la piscina para hacer 2.300 m incluyendo ejercicios de técnica en 45'28".

Martes 12/02.- En sustitución de los 80' de carrera, hice 80' de elíptica en el gimnasio. Me resultó bastante aburrido y monótono, pero cumplí. Después, 2.500 m más de agua en 47'26".

Miércoles 13/02.- Salida en bici de carretera de 2h07'09" para recorrer 60,41 km a una media de 28,5 km/h por un recorrido con cierto desnivel. Terminé contento con las sensaciones. Después, 2.700 m de natación en 54'17" con bastantes ejercicios técnicos también.

Jueves 14/02.- A mediodía, 2.500 m de natación en 49'18" y por la tarde sesión de 1h05'19" de rodillo para hacer 49,05 km más.

Y hasta aquí esta semana. El viernes, cuando me disponía a salir en bici para hacer parte del recorrido del Extreme Man de Salou, a los tres minutos de empezar y a un kilómetro y medio de casa, tuve el accidente que me tendrá privado de hacer lo que más me gusta durante un tiempo que se me hará eterno. Ojalá pase lo más rápido posible y no haya ninguna complicación. De lo que estoy seguro es de que, cuando vuelva, lo haré con más ganas que nunca.

Para terminar, quería dar las gracias a todos los que durante el fin de semana habéis dedicado un momento de vuestro tiempo en mandarme un mensaje de ánimo a través de facebook. Os lo agradezco mucho, de verdad.

lunes, 11 de febrero de 2013

Camino hacia un sueño: Semana 9/43

A medio gas. Así es como he entrenado durante esta novena semana, especialmente los dos primeros días en los que me sentía algo dolorido después de la Mitja de Granollers. Sigo sin sentirme del todo bien y sigo sin entrenar con las ganas que me gustarían, pero también sigo con la ilusión de ir sintiéndome cada día mejor, de recuperarme y de recuperar esas ganas de que llegue el momento del día en el que toca salir a entrenar. A pesar de todo esto, esta semana he acumulado más de trece horas de entrenamiento (13h19’13”) con alguna que otra sesión de natación interesante y, además, he tomado la decisión de no volver a correr hasta que note que mis dolores en el pie izquierdo y tobillo derecho han desaparecido del todo. A partir de ahora, mis entrenos a pie serán sustituidos por la elíptica a ver si la cosa mejora definitivamente porque, desde luego, creo que es absurdo seguir forzando y corriendo con esas molestias que llevo arrastrando desde hace ya bastante tiempo. No será lo mismo pero con ello intentaré que el “daño” por no correr sea el menor posible. Sigo pensando que vamos bien de tiempo y que, por ahora, no hay que alarmarse y mejor ser inteligente. Mi única duda en este sentido es si el reposo será suficiente para solucionar estos problemas. Esperemos que sí.

La novena semana de entrenamientos de cara al Challenge ha quedado así:


Lunes 04/02.- Bastante dolorido en general después de la Mitja de Granollers, el lunes tocaba entrenamiento muy suave en el rodillo. Simplemente 30’55” de pedaleo muy fácil para hacer 22,13 km.

Martes 05/02.- Rodaje a pie a un ritmo que ya casi no recordaba, con muchas agujetas sobre todo en los gemelos, además de mis ya conocidas molestias en el pie y en el tobillo. Estuve 30’19” para hacer 5,77 km a un ritmo medio de 5’16”/km. Muy lento, pero no daba para más. Después del rodaje a pie, 2.000 metros seguidos de natación en 39’27”.

Miércoles 06/02.-
Salida en BTT de 1h32’51” en un día ventoso y desapacible. Este invierno, sin duda, se recordará por la cantidad de viento que está haciendo y que convierte cada entrenamiento de bici en algo muy incómodo y desagradable, además de peligroso. Al final fueron 26,73 km a 17,3 km/h de media por un recorrido bastante aburrido. Por suerte, la segunda parte del entrenamiento fue mejor: 1h15’ de gimnasio general (cuadriceps, isquios, gemelos, pectorales, dorsales, hombros, bíceps y tríceps) y 2.000 metros más de natación (incluyendo series con pull y palas) en 37’27”.

Jueves 07/02.- Como es habitual, a mediodía fui a nadar (primer entrenamiento que añadí por mi cuenta) y aproveché para hacer, entre otras cosas, los ejercicios de técnica que no había hecho el día anterior. Al final me salieron 2.700 metros en 54’25”. Por la tarde, 1h01’18” de rodillo fácil con 2x(5x30”) más fuertes para hacer 43,00 km.

Viernes 08/02.- Por la mañana, salida de 2h39’07” en bici de carretera, para variar, con mucho viento. Hice un recorrido con bastante desnivel y, además, yo no tenía el día. Al final fueron 70,70 km a una media de 26,7 km/h. Por la tarde, 15’ de elíptica y 65’ de gimnasio haciendo 4x25 de cuadriceps, isquios y gemelos, 4x30” cuadriceps (en isométrico), ejercicios de propiocepción, lumbares, abdominales y muchos estiramientos. Para terminar, 1.600 metros de natación en 29’30”, sintiéndome bastante bien.

Sábado 09/02.- Descanso.

Domingo 10/02.-
Tenía previsto un rodaje a pie pero lo cambié por una salida en bici por un recorrido bastante suave. Fueron 1h48’53” para recorrer 54,78 km a una media de 30,2 km/h. Con este entreno terminé la semana.

Ahora ya toca pensar en la siguiente, donde promete haber bastante bici y natación. Lástima de los rodajes a pie porque poco a poco los volúmenes en general van aumentando y en el tema de la carrera están quedando un poco cojos. Qué ganas tengo de poder volver a correr sin molestias!  Pero bueno, mejor ser prudentes ahora que tener que lamentarnos más tarde. Mañana tengo hora con el médico a ver que opina de las radiografías del pie que me hicieron el martes. Aparte, hoy empezaré a tratarme el pie con Traumeel. No espero milagros pero ojalá sirva para algo... Que paséis una muy buen semana de entrenamientos!

martes, 5 de febrero de 2013

Crónica de la Mitja de Granollers

Este domingo llegaba el momento de participar en una de las carreras más importantes del calendario español, la Mitja de Granollers. A pesar de no llegar demasiado fino por mis problemas en el pie izquierdo, este año, a diferencia del año pasado, sí que iba a poder correrla. Aunque si tengo que ser sincero, hasta la última semana no lo tuve demasiado claro y fueron las ganas de poder vivir una carrera de esta importancia las que me acabaron de convencer.

Llegaba a Granollers sin ninguna pretensión. Pocos entrenamientos de carrera a pie durante los últimos dos meses, nada de series, diferentes molestias, justito de motivación... Pero daba igual. Realmente lo que más me preocupaba era saber si podría correr sin dolor o, por lo menos, con un dolor soportable. A pesar de haber corrido ya bastantes medios maratones, le tengo mucho respeto a esta distancia y era consciente que hacer tantos kilómetros con dolor podía resultar muy duro. Después de varios experimentos durante la semana, decidí correr con las Asics Cumulus 13, sin plantillas y con un Compeed para evitar el roce de la zona afectada con la zapatilla lo máximo posible. De esta forma no me sentía mal del todo, así que tocaba ser positivo y esperar que todo saliera bien.

Arancha y yo llegamos a Granollers más o menos unos tres cuartos de hora antes de la hora prevista para mi salida a las 10:50. Allí tenía que encontrarme con Suso y con Alfons, que se resiste a correr una media y que en este caso sólo iba acompañando a su hermano que se estrenaba en la distancia. Después de los saludos, Suso y yo nos fuimos a calentar juntos y fue en ese momento en el que empecé a ver las cosas un poco más claras. Después de trotar varios minutos apenas me molestaba el pie, algo es algo, pensé. Cuando faltaban poco menos de diez minutos para la salida, nos despedimos y me fui a mi cajón al que entré desde arriba, con lo cual me coloqué, sin quererlo, bastante adelantado y salí a pocos metros de Carles Castillejo, Jaume Leiva y del futuro ganador de la carrera Stephen Kiprotich (medalla de oro en lo JJ.OO de Londres), entre otros.

Después de ver a pocos metros la salida de los participantes en silla de ruedas, me acabé de preparar, vi que todo estaba en orden y enseguida nos dieron la señal de salida. Los primeros tres kilómetros y medio fueron de subida por una avenida muy ancha y con bastante público animando. Había un gran ambiente y eso siempre da un plus de motivación. Salí más rápido de lo que tenía pensado pero me sentía bien. No forcé en ningún momento pero viendo que podía correr sin apenas molestias, tampoco quería pasearme. Los dos primeros kilómetros los pasé por debajo de 4’ (a 3’54” y a 3’57” respectivamente). Ahí es donde empecé a plantearme el objetivo de bajar de la 1h30’. En el kilómetro 3,5 hubo un pequeño respiro de un kilómetro más o menos donde el recorrido se volvió algo más suave para luego volver a subir de forma continua hasta pasado el kilómetro 11, ya en La Garriga. Las zonas donde había menos público se me hicieron un poco aburridas pero, físicamente, no me sentía nada mal y el pie aguantaba. Entre los kilómetros 6 y 11, coincidiendo con la subida que comentaba, mi ritmo bajó un poco, haciendo el kilómetro más lento en 4’23”. A partir de ahí, tocaba bajar. No llevaba puesto el pulsómetro pero sentía que de pulsaciones iba muy bien. No estaba cansado a pesar de tanta subida y ahora sólo faltaba encarar la bajada lo más suelto posible. Durante toda la carrera tuve la sensación de que me adelantaba más gente de la que adelantaba yo (luego lo pude comprobar en las estadísticas) pero yo seguía igual, sin la intención de desgastarme más de la cuenta. Ahora un pequeño inciso, a ver si de paso me autoconvenzo. Últimamente me estoy obsesionando con querer estar a tope “ya” y eso, a estas alturas, sólo se puede volver en mi contra.  Mi gran objetivo del año es el Challenge de Calella y para eso todavía falta mucho, muchísimo, como para que me tenga que estar preocupando del ritmo que ahora mismo puedo llevar. Todo llegará pero faltan ¡¡¡ocho meses!!!, así que tranquilidad. Además, es ilógico pretender algunas cosas cuando el entrenamiento ahora mismo no está dirigido a conseguir ninguna marca en concreto. Este comentario lo hago porque durante la carrera, cuando me adelantaba tanta gente (sobre todo en la parte final), me sentí extraño, como si estuviera fallando algo, cuando lo cierto es que simplemente yo estaba siendo algo conservador y consciente de mi estado de forma actual y muchos corredores estaban aprovechando la bajada para apretar. Sinceramente, creo que hice bien en no aumentar la velocidad. El ritmo que llevaba era bastante bueno y sabía que si me mantenía así estaría bastante por debajo de la 1h30’.

Con estos pensamientos llegaron los últimos cinco kilómetros de carrera, todos ellos de bajada continua. A partir de ese momento me puse a un ritmo cercano a los 4’/km (el último bastante por debajo) y me limité a disfrutar plenamente de la carrera. La gran avenida por la que al principio habíamos empezado a correr seguía llena de gente animando y aproveché para ir chocando las manos con varios niños del público. Cuando hay un ambiente así, inconscientemente, corres más rápido, es inevitable. Al final llegué a meta con un tiempo de 1h27’44” cumpliendo los objetivos (tanto el de correr sin demasiadas molestias en el pie como el de bajar de 1h30’) y bastante satisfecho, terminando en la posición 777 de 9.238 llegados a meta (
resultados).

Terminé contento en general, sintiendo que aún estoy lejos de mi mejor forma pero que a pesar de lo poco que corro últimamente la pérdida no está siendo tan grave. Ahora lo principal es recuperar mi pie y, a partir de ahí, ya pensaremos en cosas más ambiciosas.

Por su parte, Suso terminó la carrera en 1h38’40” contento a pesar de haber sufrido un poco a mitad de carrera y preparado ya para afrontar un nuevo maratón, esta vez en Sevilla el día 24 de febrero.

Como siempre, dejo unas cuantas fotos de Arancha (que me pilló a pesar de lo complicado que debía ser entre tanta gente), el video de la llegada a meta y los datos del Garmin (más fotos y videos en
Picasa y Youtube).





video


lunes, 4 de febrero de 2013

Camino hacia un sueño: Semana 8/43

Una nueva semana (y ya van ocho) que termina con sensaciones para todos los gustos, aunque si tengo que ser sincero mi sentimiento general es que, a pesar de haber cumplido con todo lo previsto, no me acabo de encontrar como me gustaría y disfruto un poco menos de lo deseado de mis entrenamientos. En cuanto a horas entrenadas, esta octava semana ha sido más floja que las últimas cinco entre otras cosas porque han habido muchas menos horas de bici. En total me han salido algo más de diez horas.

Sobre lo que decía de “sensaciones para todos los gustos”, empecemos por lo malo o lo menos bueno. Sin duda, aquí se lleva la palma mi pie izquierdo que sigue molestándome aunque, puestos a mirar el lado bueno de las cosas, esta semana he podido correr cuatro días y ayer corrí la Mitja de Granollers sin demasiadas molestias, y eso que no las tenía todas conmigo. Curiosamente, de los cuatro días, el que más me dolió fue el día que sólo corrí veinte minutos. Estos días he ido probando las diferentes zapatillas que tengo y he corrido con y sin plantillas, y como más cómodo voy es con las Asics Cumulus 13 y sin plantillas. El problema es que estas zapatillas son neutras y yo soy pronador (cosa que en principio me “corrige” las plantillas). Veremos sin con los días encuentro una solución mejor. Pero ahí no acaba la cosa. Estos días, además del pie izquierdo, al correr me ha vuelto a molestar levemente la parte de atrás del tobillo derecho. Supongo que no será nada grave pero habrá que ir vigilándolo y cuidándolo para que no vaya a más. El caso es que, como digo, no me acabo de sentir como me gustaría y eso siempre desespera un poco.

La parte más positiva, sin duda, es la natación. Esta semana he nadado más de 9.000 metros a ritmos no demasiado altos pero sintiéndome muy bien. Cada vez se me hacen más cortos los entrenos en el agua y eso es muy buena señal. No sé si es que me conformo con poco, pero por lo menos en este sentido estoy contento.

Al final, la octava semana ha quedado así:


Lunes 28/01.- Tenía previsto descansar pero me sentía bien y me apetecía hacer algo, así que fui al gimnasio con la intención de hacer un poco de elíptica y nadar. Al encontrar todas las elípticas ocupadas, se me ocurrió subir a la cinta y trotar un rato para ver que tal respondía el pie. Al final, ese rato se convirtió en 34’10” y 7 km a un ritmo medio de 4’53”/km. Empecé muy, muy suave y acabé los últimos tres minutos bastante por debajo de 4’/km. Después, 2.500 metros en la piscina en 48’39”, haciendo algunas series con pull y otras con las palas.

Martes 29/01.- 1h00’15” de rodaje a pie por la orilla de la playa. Para este entreno me puse las zapatillas viejas (Asics GT 2170) y las plantillas y no tuve demasiadas molestias. Corrí suave durante todo el rodaje y terminé con 12,41 km a un ritmo medio de 4’51”/km. Después, 2.000 m de nado continuo en la piscina en 40’14”.

Miércoles 30/01.- 20’09” de rodaje por el césped de la pista de atletismo de Campo Claro con las Noosa Tri 7 para hacer 4,40 km a un ritmo de 4’35”/km. Este fue el día en que más me molestó el pie. Después del rodaje, 60’ de gimnasio trabajando el tren superior con 4x25 pectorales (2 ejercicios), hombros, dorsales, bíceps y tríceps. Para terminar, 2.100 m de natación (también combinando el pull y las palas) en 40’40”, dejando para el día siguiente los ejercicios de técnica previstos.

Jueves 31/01.- Al salir del trabajo a mediodía, 2.500 m de natación incluyendo 10x50 m de ejercicios de técnica y algo de palas. Por la tarde, 1h10’08” de rodillo fácil (esta vez no hubo cambios de ritmo) para hacer 52,01 km (44,5 km/h).

Viernes 01/02.- Salida en bici de carretera de 1h27’44” para hacer 42,75 km a una media de 29,2 km/h. El entreno acabó un par de minutos antes de lo previsto al pinchar la rueda de atrás después de un fuerte golpe contra la tapa de una alcantarilla cuando ya estaba llegando a casa. Por suerte, la rueda no tuvo ningún daño.

Sábado 02/02.- Descanso y viaje a Granollers.

Domingo 03/02.- Mitja de Granollers con un tiempo de 1h27’44” (curiosamente, lo mismo que duró el entreno en bici del viernes). Llegaba con dudas de si podría correr sin dolor y al final tuve suerte y corrí relativamente cómodo. No buscaba ningún tiempo en concreto pero siempre es bueno bajar de esa 1h30’. Quedan pendientes la crónica y las fotos.

Esta semana toca recuperación del esfuerzo de ayer. La verdad es que hoy me noto bastante tocado, sobre todo de gemelos (supongo que de tanto tobogan en Granollers) y, como he dicho antes, me duele un poco el tobillo derecho. Así pues, esta semana tranquilidad, entrenamiento suave (que esto es muy largo y todavía queda mucho) y a recuperarse todo lo que se pueda. Ahora mismo no tengo en mente ninguna carrera aunque si todo va bien quizás corra en Cambrils el 3 de marzo (ya sean los 10 k o la “Mitja”). Ya se verá. Feliz semana a tod@s!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...