jueves, 28 de enero de 2016

Camino del IM Niza: Semana 14/33

Ya estoy aquí de nuevo para resumir un poco todo lo que dio de sí la decimocuarta semana de entrenamientos de la temporada. Después de que en la semana anterior tocará dejar la bici de lado para centrarse en correr y descansar para llegar lo mejor posible a la carrera de 30k de la Marató Costa Daurada, en esta última semana retomé el contacto con ella y, además, sumé algún que otro buen entreno nadando y corriendo. Ha sido una semana completa y bastante equilibrada con tres sesiones de agua, cuatro de bici, tres de carrera a pie y una de gimnasio. En total algo más de doce horas. La verdad es que estoy satisfecho por como se me han dado los entrenamientos en los últimos días y, en general, como se está desarrollando la temporada. Sé que todo lo “gordo” está por venir y que aún estoy muy lejos de los volúmenes que tendré que empezar a acumular en breve, pero estoy contento. De momento me siento bien y no demasiado cansado.

Para no hacer muy larga la entrada y como esta semana tampoco tengo que destacar muchas cosas más, vamos con el resumen:

Lunes 18/01.- Con el objetivo de recuperar un poco las piernas de la carrera del día anterior en Tarragona, por la tarde me subí al rodillo con la intención de hacer unos 40’ suaves. Al final, me fui animando y me salió un entreno bastante decente yendo de menos a más. Fueron 40’04” para hacer 20,16 km a una media de 30,2 km/h y una cadencia de pedaleo de 99 rpm. Después, tocaba mojarse, así que fui a la piscina a hacer 4x500 (el primero variando estilos e intentando corregir técnica con el monitor de la piscina de Sant Salvador, el segundo con palas, el tercero con pull, y el cuarto también variado). Fueron 2.000 metros en 39’24”.

Martes 19/01.- Tocaba descanso pero después de estar trabajando todo el día, al llegar a casa me apetecía “airearme” un poco así que salí a rodar un rato en plan tranquilo. Fueron 31’22” para hacer 6,67 km a un ritmo medio de 4’42”/km.

Miércoles 20/01.– Este día, junto con el domingo, fueron sin duda los días que mejor entrené. Aquí empecé con una salida en bici de 1h39’49” en la que hice 53,19 km a una media de 32 km/h con algo más de 350 metros de desnivel positivo. Y después, sesión de natación con Diego compuesta por 200 suaves, 200 variados, 200 crol, 200 pies variados, 8x25 fuertes, 6x50 progresivos, 4x100 saliendo cada 2', 4x100 saliendo cada 1’50”, 4x100 saliendo cada 1'40", 4x50 fuertes y 200 suaves de enfriamiento. En total, 2.900 metros en 55’14”.

Jueves 21/01.- Empecé con un rodaje a pie, corto pero a ritmo alegre, de 31’25” para hacer 7,31 km a un ritmo medio de 4’18”/km. Después, sesión de gimnasio de una hora trabajando un poco de todo (3 x 14 repeticiones).

Viernes 22/01.- Nueva salida en bici de 1h51’38” para recorrer 58,70 km a una media de 31,6 km/h y acumulando un desnivel positivo de casi 450 metros. Buenas sensaciones rodando en llano y acoplado, haciendo algunos tramos del recorrido realmente rápido. Después de la bici, tercera y última sesión de agua de la semana haciendo 450 (alternando 50 respirando cada 2 + 25 cada 3 + 25 cada 4 + 50 pies), 2x100 estilos, 2x100 palas, 3x300: 50 técnica y 50 crol (1º puños, 2º tres brazadas con cada brazo y 3º haciendo 8 brazadas de crol + 8 de espalda) y 250 suaves para terminar. En total, 2.000 metros más en 41’16”.

Sábado 23/01.- Salida en bici algo más larga y exigente que días atrás de 2h30’07” haciendo 75,11 km a una media de 30 km/h y unos 800 metros de desnivel positivo. Como curiosidad, decir que en los cuatro entrenamientos de bici de la semana he terminado a una media de 30 km/h o más. No sé si eso lo había hecho nunca, aunque también hay que reconocer que ni han sido salidas muy largas ni con un desnivel exagerado.

Domingo 24/01.- Para cerrar la semana y con el objetivo de seguir sumando kilómetros a pie para llegar a Sevilla lo menos mal posible, tirada relativamente larga de carrera a pie. Empecé con 20’ de calentamiento suave (4,45 km a ritmo medio de 4’30”/Km) seguido de 8x1.000 metros (yendo de menos a más, haciendo la primera en 3’56” y la última en 3’31”), recuperando 2’ suaves y unos 10’ de trote muy suave para enfriar (contando las series, las recuperaciones y el enfriamiento salieron 55’28” para hacer 13,11 km a un ritmo medio de 4’14”/km). Al final salieron un total de 17,56 km en 1h15’29”. Al entrenamiento me acompañaron Iker y Arancha, ya que como hice las series por el faro pudieron dar un buen paseo y hacer alguna que otra foto que os dejo aquí.




Nada más. Otro paso dado hacia delante viendo a los objetivos de esta temporada acercarse cada vez más. Contando la semana en la que nos encontramos ahora mismo, ya sólo faltan cuatro para el Maratón de Sevilla (en realidad tres y media), con lo que este próximo domingo toca hacer una tirada larga de carrera a pie acompañado por varios miembros del USK Team. A seguir picando piedra!

lunes, 25 de enero de 2016

Crónica de los 30k Marató Costa Daurada

Vamos con la crónica de la primera competición de este 2016, los 30k de la Marató Costa Daurada del pasado domingo 17 de enero. Como ya sabéis, esta carrera no era un objetivo en sí misma, sino más bien una especie de entrenamiento de calidad o test, llamadlo como queráis, de cara al Maratón de Sevilla para el que, a día de hoy, ya falta menos de un mes. Ya sé que puedo empezar a resultar pesado diciendo que llevo pocos kilómetros acumulados en las piernas durante estos últimos meses, pero para nada intento justificarme ante nadie. No es una excusa para justificar un resultado u otro, simplemente lo uso para ser consciente yo mismo de la situación y para no presionarme más de la cuenta para conseguir un resultado u otro. Al margen de esto y en primer lugar, considero que el resultado obtenido en la carrera del domingo no fue malo. Corrí dentro de lo previsto, sin sufrir y con buenas sensaciones durante gran parte de la carrera, pero reconozco que en los últimos 4 o 5 kilómetros no sentí las piernas todo lo frescas que me hubiera gustado y, muy probablemente, correr 12 kilómetros más a ese ritmo me hubiera costado. Como parte negativa, tengo que decir que tengo demasiado presente la misma carrera del año pasado, donde hice mejor tiempo y acabé mucho mejor físicamente que el domingo pasado. A eso me refiero con lo ser consciente de lo que hay y no comparar las situaciones porque, evidentemente, no son iguales. Pero bueno, vamos allá con lo que fue la carrera.

El domingo se despertó con buen tiempo, algo fresquito pero sin el viento desagradable de los días anteriores. Yo me levanté un poco justo de tiempo y acabé de desayunar apenas una hora antes de la carrera. No es lo mejor pero, como digo, mi intención tampoco era la de tomarme esta competición como algo especial. Cuando lo tuve todo listo, fui dando un paseo hasta la salida y allí, una media hora antes de empezar, enseguida me encontré con Joanra, Kyny y Raúl. Empezamos a prepararnos y enseguida nos seguimos encontrando con corredores del USK Team (los Davids, Pep, Pau,…). Fuimos todos un poco de cualquier manera y fue imposible hacer una foto del grupo. Cuando se fue acercando la hora y tras calentar pocos minutos, cada uno se fue a colocar a su sitio. Raúl, Kyny y yo salimos desde el primer cajón, Joanra, desde el segundo (los cuatro íbamos a hacer los 30k) y los Davids, Pep y Pau, todos ellos iban a correr el maratón, salieron desde un poco más atrás.

Pasados unos minutos de las nueve, con algo de retraso, se dio el pistoletazo de salida. Nuestra idea (la de Kyny, Raúl y yo) era correr con la liebre que marcaba el ritmo de 3 horas para el maratón, preferiblemente un poco por delante. Los primeros kilómetros por el faro fueron de tanteo, para valorar ritmos y sensaciones. Como la carrera iba a ser larga, a pesar de que mi idea era ir un poco por delante, negociando con Raúl preferimos quedarnos con la liebre. Yo iba bien, a un ritmo que tengo más que asimilado y que no me suponía un gran esfuerzo, y menos durante esos primeros kilómetros.

Hecho el faro (ida y vuelta) y el paseo de la Paya del Miracle (lo mismo), pasamos por meta en el kilómetro 10, donde terminaban los 10k y continuábamos el resto de corredores, con un tiempo de 41’53”. A esas alturas, tanto la liebre como nosotros, íbamos con cierto margen respecto a ese ritmo medio de 4’15”/km que marca las 3 horas en el maratón. Llegaba el momento de correr por el centro de Tarragona (Av. Ramon y Cajal, Rambla Nova y Rambla Vella) para, posteriormente, dirigirnos desde la Via Augusta a la N-340. Era el kilómetro 14, casi el ecuador de la carrera, y a pesar de ir dentro de lo previsto, opté por apretar un poco y adelantar unos metros a la liebre. Kyny y Raúl me siguieron y ahí empezaron los kilómetros más duros de toda la carrera, con continuos sube-baja. Fueron cuatro kilómetros de ida y tres de vuelta (a la vuelta no subimos por la Via Augusta sino que giramos antes a la izquierda en dirección a la playa Arrabassada) donde empecé a notar que los desniveles me estaban incomodando un poco. Seguía yendo muy bien de pulsaciones pero las piernas ya no estaban tan frescas como me gustaría. Después del giro por la N-340 y antes de llegar a la playa, Kyny se fue distanciando. Iba mejor que nosotros y lo aprovechó. En este punto de la crónica quiero agradecer a Xavi la faena que hizo, ya que con su bicicleta nos acompañó gran parte del recorrido por si necesitábamos cualquier cosa e hizo fotos. Así que, muchas gracias! La ayuda y los ánimos siempre vienen bien.

Llegados a playa Arrabassada aún quedaba otro tramo de toboganes (conocido como la subida del Fortí de la Reina) que duró hasta que por fin volvimos a la Playa del Miracle. Era el kilómetro 24 y a pesar de acumular cansancio y de que las piernas no estaban finas, Raúl y yo no perdimos el ritmo. Pasamos nuevamente por el arco de meta antes del kilómetro 26 y no sé si porque estaba deseando acabar o que, pero esos últimos cuatro kilómetros y pico se me hicieron pesados y muy aburridos. Se puede decir que fue el momento de la carrera en que menos disfruté, y puede que hasta fueran esos kilómetros los que me hicieron acabar con una sensación agridulce, no lo sé, pero como digo, se me hicieron realmente pesados. La parte positiva es que a pesar de todo el ritmo no decayó. Corría como por inercia y mantuve el ritmo sin excesiva dificultad pero sintiendo las piernas cansadas. No sé lo que hubiera durado ni a partir de que momento el ritmo se hubiera empezado a resentir, pero no me gustaron demasiado esas sensaciones de final de carrera. Finalmente, Raúl y yo entramos a meta con un tiempo de 2h05’41”, terminando en las posiciones 31 y 32 de 260 llegados a meta.

En cuanto al resto de compañeros y amigos que participaban en la carrera, todos contentos en general. Kyny terminó un par de minutos antes que nosotros, Joanra en 2h18’ (va a por el sub 3h15’ en Sevilla) y los maratonianos todos, excepto Pep que buscaba ser sub 4 horas y lo consiguió, terminaron en 3h30’. Mi hermano, que últimamente apenas corre, también acabó por debajo de las tres horas y media y lo más positivo fue el carrerón que hizo Carles en los 30k, parando el crono en 1h58’28”. Increíble la progresión de este chico en poco más de un año. Creo que ya lo he dicho alguna vez pero lo repito para que conste en acta, si sigue así en pocos años será uno de los corredores de referencia de la provincia, seguro. Y en lo más inmediato, en el Maratón de Barcelona del mes de marzo, estoy seguro que bajará de 2h50’ con relativa facilidad. Enhorabuena!!!

En definitiva y siendo sincero conmigo mismo, creo que salió la carrera que tenía que salir. Incluso diría que hasta algo mejor. Teníamos la intención de rodar a ritmo de sub 3 horas en maratón y lo hicimos con bastante margen (marcamos un ritmo medio de 4’10”/km), así que lo daremos por bueno. Lo negativo que me llevo es la duda de no saber si hubiera podido mantener ese ritmo 12 kilómetros más teniendo en cuenta como notaba las piernas. De todas formas, esto sólo era un entrenamiento con dorsal y en menos de un mes, espero que algo mejor preparado, podré salir de dudas en Sevilla. De momento tocará seguir entrenando para sumar todos los kilómetros que pueda. Sé que voy tarde y justo de tiempo, pero lo intentaré.

Para terminar, os dejo varias fotos que hizo Xavi desde la bici y la llegada a meta con Raúl. Además, también pongo el vídeo de la llegada a meta con Raúl. Y como no, también, todos los detalles de la carrera del Garmin.







video

jueves, 21 de enero de 2016

Camino del IM Niza: Semana 13/33

Una semana más que dejamos atrás, y ya van trece, con la mirada puesta en Niza. Esta ha sido una semana un poco atípica, con una relativa bajada de volumen y con un parón en bici (no la toqué ningún día), ya que el domingo tocaba competir en una carrera exigente y había que intentar no llegar demasiado cansado. La competición en cuestión eran los 30km de la Marató Costa Daurada y me tenía que servir como test para Sevilla y para saber a que puedo y no puedo aspirar en el maratón. Con el paso de los días considero que no me fue tan mal, que el ritmo que mantuve fue decente y que el esfuerzo no fue demasiado alto, pero las sensaciones, especialmente en el tramo final de carrera, no fueron del todo buenas. Mis piernas siguen acusando la falta de kilómetros (tan solo acumulo unos 260 km en las últimas 8 semanas), con lo que esperar cualquier otra cosa tampoco sería lógico. De todas formas, me quedo con lo positivo y con la certeza de que en estas próximas semanas (sobre todo durante las dos o tres siguientes) habrá que apretar un poco y acumular todos los kilómetros posibles para llegar en las mejores condiciones a Sevilla.

En cuanto a la natación, decir que esta semana ya he superado los 8.000 metros. Esto se debe, en gran medida, a que el miércoles me acerqué a Campo Claro a entrenar con Diego, un entrenador de natación que lleva a varios triatletas y realiza entrenos en grupo de lunes a jueves, e hicimos un entreno de casi 4.000 metros. Además de ser más ameno que entrenar solo, también son entrenos más exigentes y a ritmos más altos, con lo que creo que me puede ir bien en general. A partir de ahora intentaré asistir a esas clases un par de días por semana a ver si noto alguna mejora.

Y en cuanto a los entrenamientos, poco más que contar. Semana en la que no llegué ni a siete horas que quedó de la siguiente manera:

Lunes 11/01.- Rodaje a pie muy suave con Xavi de 45’14” para hacer 8,52 km a un ritmo medio de 5’19”/km. Noté las piernas algo doloridas por culpa del entreno por la montaña del día anterior. Después, sesión de natación formada por 1x800 (200 espalda, 200 braza, 200 pies y 200 crol), 6x50 pies aletas, 2x500 Técnica (alternando 50 técnica, 50 crol, 50 alegres), haciendo en la primera "dedos rozando el agua" y nadando con los "dedos separados" en la segunda y 200 suaves para terminar. En total, 2.300 metros en 48’29”. 

Martes 12/01.- Descanso.

Miércoles 13/01.- Empecé con una sesión de carrera a pie en la pista de atletismo de Campo Claro con 15’ de calentamiento + 10x40” (recuperando 20”) + 10’ de enfriamiento. En las series cortas fui de menos a más, empezando a 3’29”/km (la primera) y terminando a  2’54”/km (la última). En total me salieron 8,20 km en un tiempo de 35’18” a un ritmo medio de 4’18”/km. Al terminar de correr, fui a la piscina para hacer la clase con Diego. Sin duda, la sesión de natación más dura de la temporada con 650 de calentamiento libre, 4x25 progresivos, 4x100 (25 a tope + 75 regenerativos), 4x100 (50 fuertes + 50 regenerativos), 200 a ritmo libre variando estilos, 2x200 (100 fuertes + 100 regenerativos), una serie de 1.500 metros dando relevos y nadando 50 a tope cuando te ponías a la cabeza del grupo y 100 suaves para terminar. En total, 3.750 metros en 1h10’06”. 

Jueves 14/01.- Volví a la piscina, esta vez por libre, para hacer 500 calentamiento (alternando 150 crol + 100 pies), 4x25 recobro subacuáticos, 10x100 alegres (haciendo las series pares con palas), 400 de nado suave con pull y 200 muy suaves para terminar. En total, 2.200 metros en 40’56”. 

Viernes 15/01.- Descanso.

Sábado 16/01.- Rodaje a pie suave “pre competición” de 40’17” para hacer 8,66 km a un ritmo medio de 4’39”/km, incluyendo 5 progresivos de 20” para activar un poco las piernas. 

Domingo 17/01.- Primer dorsal del 2016 en los 30k de la MCD, carrera que compartí con Raúl y Kyny. Como ya he dicho, en general me quedo con lo bueno aunque me sobraron los últimos cuatro o cinco kilómetros. Resultado aceptable de 2h05’41” (tres minutos más que al año pasado) y acabando por delante de la liebre de 3h en Maratón. Esa es la idea para Sevilla, aunque después de esto habrá que tener claro que no será un objetivo fácil de conseguir. En los próximos días intentaré escribir la crónica con más detalle y con varias fotos. De momento os dejo la de meta junto a Raúl. 


Para terminar con esta entrada, decir que el Club Triatló USK Team ya es una realidad. Ya estamos inscritos y registrados en la Federación catalana de Triatlón y lo que empezó siendo una simple idea y una ilusión de Òscar, el míster, ya se ha hecho realidad. A partir de ahora ya se puede decir oficialmente que soy triatleta del USK Team, un club pequeño (de momento) creado con el esfuerzo y el cariño de todos nosotros pero que seguro que va a crecer rápidamente. Si alguien está interesado en formar parte de nosotros, que no lo dude y se ponga en contacto conmigo ya sea a través de este blog o por cualquier otra red social en las que estoy presente. Tod@s seréis bien recibidos! 

Por otro lado, decir que mi club de siempre, el Facvac Valls, eliminó la sección de triatlón ya que era yo el único miembro y supongo que no les merecía la pena. Desde aquí, agradezco a Joan Carles todo lo que ha hecho por mí durante tantos años en el club. Conocerle a él ha sido una de las mejores cosas que ha tenido ser miembro de ese club. Muchas gracias por todo “presi” (aunque ya no lo seas). 

Nada más. Las próximas semanas serán claves determinar como llego a Sevilla. Espero tener aún algo de margen para mejorar mi condición física hasta el 21 de febrero. Contando esta (ya estamos a jueves), sólo faltan 5 semanas!

jueves, 14 de enero de 2016

Camino del IM Niza: Semanas 11/33 y 12/33

Una vez más, como ya hice en las dos anteriores semanas, toca resumir en una sola entrada lo que han dado de sí las dos últimas semanas de entrenamiento, la 11ª, que fue del 28 de diciembre al 3 de enero, y la 12ª, que fue del 4 al 10 de enero. La culpa de este retraso la siguen teniendo las Navidades y esos días extraños que, entre trabajo, entrenamientos y reuniones familiares, cuesta más de la cuenta sacar un hueco para escribir. Por suerte, ya se han terminado y poco a poco todo irá volviendo a la normalidad. O al menos eso espero.

De momento todo sigue bien. En estas dos últimas semanas he vuelto a moverme en volúmens de entre 11 y 14 horas de entrenamiento, cumpliendo con casi todo lo previsto y disfrutando de prácticamente todas y cada una de las sesiones, aunque reconozco que al final de esta última sí que acusé la cantidad de horas acumuladas y entrené con una ligera sensación de cansancio. Pero bueno, todo suma y es parte del juego realizar entrenos cansado cuando uno prepara pruebas de larga distancia.

Para no alargarme demasiado, voy a ir al grano. La 11ª semana, que como ya he dicho fue del 28 de diciembre al 3 de enero, me salieron casi once horas y media (11:24) en las que hice tres sesiones de agua, dos de bici y otras tres corriendo, incluyendo la Sant Silvestre de Tarragona que me fue mucho mejor de los esperado. La cosa fue así:

Lunes 28/12.- Comienzo de semana con una sola sesión de natación formada por 400 variados, 4x50 progresivos, una serie de 1000 alegre (la hice a 1:49”/100m) y 200 suaves para terminar. En total, 1.800 metros en 33’17”.

Martes 29/12.- A mediodía, sesión de carrera a pie en la pista de atletismo de Torredembarra con un viento muy incómodo. Hice 20’ de calentamiento por el césped y a continuación dos series de 5’ fuertes pero aumentando el ritmo de forma progresiva (recuperando 3’ de trote suave) y 10’ de enfriamiento para terminar. Las series de 5’ me salieron a ritmos de 3’32”/km la primera y 3’28”/km la segunda. Al final fueron 46,17’ para un total de 10,56 km a un ritmo medio de 4’23”/km.

Miércoles 30/12.- Nueva sesión de natación, está vez formada por 1000 variados (alternando 200 crol, 100 pies, 100 progresivos, 100 braza), 5x200 (series impares con palas (50 alegres + 50 suaves) y series pares con pull (25 respirando cada 4 brazadas + 25 cada 2 + 25 cada 4 + 25 cada 3) y 200 suaves para terminar. En total, 2.200 metros en 43’04”.

Jueves 31/12.- Día de Sant Silvestre que por la mañana aproveché para dar un paseo en bici con Iker. Luego, por la tarde, tocaba despedir el año corriendo en Tarragona y rindiendo mucho mejor de lo esperado. Me salió un tiempo de 25’32” para recorrer los 7 km de la prueba a un ritmo medio de 3’39”/km y conseguir una meritoria 25ª posición de entre 1.918 corredores que llegaron a meta. Algo más lento que el año anterior pero tan o más satisfecho teniendo en cuenta las condiciones en las que llegué. Sin duda, despedí el año con una buen inyección de moral de cara a Sevilla.

Aficionándole a la bici...
Llegada a meta en la Sant Silvestre
Foto post carrera con David
Viernes 01/01.- Y si despedí el año corriendo, lo recibí de la misma forma. Por la mañana, una horita de rodaje a pie (1h00’06”) para hacer 13,20 km a un ritmo medio de 4’33”/km. No me sentía nada cansado del día anterior, por lo que me salió un ritmo bastante bueno. Sin duda, una muy buena manera de recibir el año.

Sábado 02/01.- El fin de semana llegó el turno de la bici. El sábado salí con el grupo de Juan, Manolo, Pau y compañía e hicimos una salida de 3h39’03” para un total de 99,43 km a una media de 27,2 km/h y algo más de 1.000 metros positivos. Fue una salida tranquila aunque hicimos un intervalo de 2 horas con un poco más de intensidad. El resto suave. Después de la bici, aún me quedaba otra sesión más de agua formada por 500 calentamiento (100 espalda, 100 crol, 100 estilos, 100 braza, 100 crol), 2x200 pies aletas (50 ritmo medio + 50 suaves + 50 lateral (25 hacia cada lado) + 50 espalda), 6x50 palas (25 progresivos + 25 regresivos), 3x300 (alternando 50 técnica + 50 crol) haciendo en la primera brazos de crol y pies de braza, en la segunda "codo alto" y en la tercera "dedos rozando el agua" y 200 suaves para terminar. En total, 2.300 metros en 45’23”.

Domingo 03/01.- Y para despedir la semana, exigente salida en bici, tanto por recorrido como por intensidad, con Manel. Hicimos una ruta de 3h31’58” para un total de 104,41 km a una media de 29,6 km/h y un desnivel positivo de más de 1.200 metros. La verdad es que disfruté bastante pero también reconozco que hubo momentos, sobre todo en los llanos, en que sufrí para seguir la rueda de Manel. Aún así, muy contento con el resultado del entreno y de toda la semana en general.

Gran mañana de "cabras" con Manel
Y en cuanto a la 12ª semana, ya superé las trece horas y media de entreno, que hasta ahora ha sido el volumen máximo de entreno. En esos siete días realicé tres sesiones de natación, dos de bici y cuatro de carrera a pie. Este es el resumen:

Lunes 04/01.- Triple sesión de entreno empezando con 40’07” suaves en la cinta del gimnasio para un total de 8,13 km a un ritmo medio de 4’56”/km. Después, 25’ de gimnasio trabajando un poco de todo y, para terminar, sesión de agua. Este día coincidí en la piscina con Diego, un entrenador de natación que da clases de lunes a jueves en Campo Claro y me animó a que probara de entrenar con el grupo. Acepté y, con su entreno ya empezado, sólo me dio tiempo de hacer 13x100 fuertes. Creo que nunca había nadado con tanta intensidad... Sufrí un poco pero acabé contento y con la idea de que, entrenando así, quizás pueda mejorar un poco. Seguramente a partir de ahora empezaré a asistir a sus entrenos para ver si me da ese empujoncito que busco. Después de esos 1.300 casi “a muerte”, seguí nadando un rato más por mi cuenta hasta completar los 1.900 metros que tenía programados para ese día. Al final, fueron 1.900 metros en 33’50”.

Martes 05/01.- Después de muchos días seguidos de entrenamiento, me tomé el día libre que aproveché para invitar a comer en El Vergel a Òscar y a Raúl. Les debía la invitación desde que conseguí aquel sub 3 horas en el Maratón de Barcelona. Costó ponernos de acuerdo pero al final cumplí con lo prometido. Y por la tarde, como manda la tradición, Arancha, Iker y yo fuimos a ver la cabalgata de los Reyes Magos.

Comida "veggie" en el Vergel con Òscar y Raúl
Miércoles 06/01.- Tras madrugar y ver que nos habían traído este año los Reyes, a mediodía salí a correr. Tocaban 25’ de calentamiento + 10 series de 2’ fuertes (recuperando 1’) + 10’ de enfriamiento. Me salieron 14,66 km en 1h05’04” a un ritmo medio de 4’26”/km. En las series fui de menos a más, como debe ser, empezando a 4’/km y terminando a 3’25”/km. Como siempre, estos entrenos de series son los que más pereza da hacerlos pero en los que más satisfecho te quedas cuando los terminas.

Jueves 07/01.- Teniendo el día libre, por la mañana aproveché para irme con el peque a la piscina (simplemente a bañarme y a disfrutar con él, nada de entrenar) y por la tarde, después de comer, salda en bici de 2h30’27” para hacer 78,28 km a una media de 31,2 km/h y un desnivel positivo de más de 600 metros. Como se me hizo de noche y la sesión debía ser algo más larga, al llegar a casa hice 30’05 de rodillo suave para sumar 13,6 km más a una media de 26 km/h. Y para cerrar el día, sesión de agua formada por 6x400 (1º: variado, intentando pulir la técnica de braza), 2º pies aletas (75 crol + 25 espalda), 3º alternando 50 punto muerto + 50 crol, 4º alternando 50 tocando cadera + 50 crol, 5º alternando 50 puños + 50 crol y 6º crol suave. Fueron 2.400 metros en 50’03”.

Viernes 08/01.- Tras disfrutar de la mañana con un largo paseo con Iker, por la tarde tocó rodaje a pie a ritmo cómodo de 1h05’27” para hacer 14,54 km a un ritmo medio de 4’30”. Como digo, fui cómodo pero empecé a notar algo de cansancio acumulado… 

Muy feliz viéndole así de feliz a él
Sábado 09/01.- …Y lo que empecé a notar el día anterior, quedó confirmado este día. Salida en bici de 3h39’11” con cierta desgana y notándome justito de fuerzas para un total de 95,20 km a una media de 26,1 km/h y más de 1.300 m de desnivel positivo. No estuve muy fino pero al menos cumplí y sumé un buen puñado de kilómetros y bastante desnivel. Después de la bici, última sesión de natación de la semana (que, por cierto, acorté a mi antojo) compuesta por 600 variados, 6x50 (25 progresivos + 25 regresivos), 200 (alternando 50 braza + 50 espalda) y 500 pull. Al final 1.600 metros más en 30’47”.

Domingo 10/01.- Para finalizar esta decimosegunda semana de preparación para Niza, entreno de trail en equipo con el USK Team, saliendo desde Picamoixons. Hicimos, en plan muy tranquilo, un rodaje 1h44’54” para un total de 15,21 km y, eso sí, acumulando un buen desnivel de casi 600 metros positivos. Después del entreno, nos quedamos a comer todos en casa de David, donde hicimos una paella vegana que estuvo espectacular.

De Trail con el USK Team en la Torre Petrol (Picamoixons)
 
Y esto han sido mis dos últimas semanas de entrenamiento pensando en el Ironman de Niza. En la próxima semana tocará volver a colocarse un dorsal para correr los 30 km de la Marató Costa Daurada. Esta carrera me vendrá bien como test para Sevilla. Supongo que dependiendo de como me encuentre, podré sacar mis conclusiones y saber a que aspiro en el maratón. Desde luego, será una buena prueba de fuego a seis semanas de la gran carrera. La próxima semana espero poder tener lista la crónica. Seguiremos informando.

martes, 12 de enero de 2016

Crónica Sant Silvestre Tarragona

Llegó el momento de despedir el 2015 y, como no, lo hice como habitualmente corriendo en la Sant Silvestre de Tarragona. Este año llegaba sin muchas expectativas por lo poco que he corrido desde que empecé la temporada, pero con ganas de probar de volver a correr relativamente rápido y saber que sensaciones tenía. A falta de poco más de un mes para el Maratón de Sevilla siento que no llevo hechos los deberes, y no por dejadez o porque así lo haya querido, pero los llevo por hacer y eso me causa cierta desconfianza, en gran medida porque respeto muchísimo al maratón. El caso es que el pasado jueves 31 de diciembre, tras haber comido pronto y haber hecho una pequeña siesta, salimos de casa tarde, poco antes de las cinco, cuando la carrera empezaba a las 17:30. Una vez en la zona de salida, donde llegamos alrededor de las 17:20, tuve el tiempo justo para dejar la mochila en el guardarropa y colocarme junto a David donde y como pudimos. Esas fueron las consecuencias de salir tan tarde de casa, nada (ni un segundo) de calentamiento y muy mala posición de salida. Entre los corredores que llevaban dorsal y los que no éramos más de 2.000 corredores y nuestro lugar de salida no invitaba al optimismo. Debíamos tener al menos trescientas personas por delante. Como he dicho, iba sin muchas expectativas y lo único que me planteaba a modo de “mini triunfo” era poder correr por debajo de 4’/km, algo que estaba casi convencido de lograr pero que, como siempre, había de demostrarlo y no las tenía todas conmigo.

La salida, a pesar de ser muy lenta y de tardar casi 20” en pisar la alfombra desde que dio inicio la carrera, no fue accidentada como otros años. No hubo, o por lo menos no las vi, caídas. De todas formas, costó mucho empezar a correr medio bien. Estamos en lo de siempre, en una carrera así, popular, festiva, sin cajones, cada uno es libre de colocarse donde quiere, faltaría más, pero eso no siempre es lo más lógico ni lo más prudente. Yo reconozco que en este caso si hubiera llegado antes me habría posicionado mejor en la salida, y eso es culpa mía y sólo mía, pero no acabo de entender esa obsesión por salir tan delante de la gente que no tiene ritmos demasiado rápidos. Repito que cada uno es libre, que yo voy con cuidado, que no me juego nada y que nunca voy a recriminar nada a nadie por eso, pero eso no quita que lo vea peligroso para unos y para otros. Pero bueno, en este caso, la incomodidad me vino bien. Al no haber podido calentar nada, esos primeros metros me sirvieron para ello. David y yo pasamos el primer kilómetro a un ritmo pocos segundos por encima de 4’, que no estuvo nada mal teniendo en cuenta lo que he comentado. Las sensaciones eran las de ir muy cómodo a ese ritmo, incluso demasiado al tratarse de una “competición”, así que cuando pude apreté un poco.

Y aquí llegó la sorpresa, la grata sorpresa. En el segundo kilómetro David se fue descolgando unos segundos y yo, sintiéndome muy bien, opté por dejarme llevar aunque sin perder la cabeza corriendo a un ritmo por debajo de 3’40”/km con relativa facilidad. Sinceramente, ni en el mejor de mis sueños esperaba poder llevar ese ritmo y sentirme tan bien a la vez, así que me dediqué a disfrutarlo y a saborearlo lo más que pude. Cómo echaba mucho de menos esa sensación y qué bien sienta cuando es así de inesperada! Ese segundo kilómetro lo hice en 3’35” y los cuatro siguientes prácticamente como un reloj: 3’38”, 3’39”, 3’39” y 3’36”. En el último kilómetro, aún con fuerzas y viendo que el final se acercaba (me encanta la llegada a meta de esta carrera), apreté un poco más y lo pasé en 3’25”, finalizando la carrera con un tiempo de 25’32” en la posición 30 (realmente fue la 25 si atendemos al tiempo real) de 1.918 corredores llegados a meta (resultados). Repito, una vez más, que fue un resultado totalmente inesperado pero que me supo a gloria. Carreras así no se hacen cada día aunque reconozco que con la Sant Silvestre de Tarragona siempre me he llevado muy bien y mantenemos una relación muy especial año tras año, especialmente los últimos tres. Aquí casi cada año me salen muy buenas carreras y termino corriendo a ritmos que a priori ni busco ni espero. Pero, al margen del resultado, lo más importante que me llevé de esta carrera, por corta que fuera y por poco que pueda servir de referencia, fue un subidón de moral y de confianza de cara a Sevilla. Como digo, son tipos de carreras totalmente diferentes, pero terminé con la sensación de que, a pesar de haber corrido poquísimo durante los últimos meses, los ritmos los sigo teniendo en las piernas y, por qué no, si en las próximas semanas me mantengo así, tengo derecho a soñar con volver a bajar de las tres horas el próximo 21 de febrero. Iré sin presión, pero no quiero mentir y miraré de reojo a ese objetivo con el que estaría más que satisfecho.

Poco más que añadir. Al final, excepto David y yo (y Xavi que corrió en la Sant Silvestre de Reus), nadie más del equipo corrió el 31 de diciembre, así que la foto de equipo es bastante menos numerosa que en la Mitja de Tarragona o en la de Salou. Os dejo mi foto de llegada a meta y otra con David que nos hicimos al terminar. Y como siempre, también os dejo los detalles de la carrera del Garmin. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...