domingo, 29 de diciembre de 2013

Objetivo Ironcat: Semana 9/29

Con mucho retraso (por eso de las fiestas y de más) y ya habiendo terminado la décima semana de entrenamientos, vamos con el resumen aún de la novena semana o, lo que es lo mismo, la semana pre Navidad. No me enrollaré mucho porque ya no tiene mucho sentido así que iremos directos al grano. Fue una semana bastante completita (más de quince horas) y ya puedo decir que la pretemporada se ha terminado y empieza lo realmente serio. En total, los números han sido 10.600 metros en el agua, 227,75 km encima de la bici y 36,82 km de carrera a pie repartidos de la siguiente manera:

Lunes 16/12.- Comencé la semana teniendo que elegir entre sesión de carrera a pie o gimnasio y opté por lo segundo. Así, 75' de trabajo general en el gimnasio y a continuación visita a la piscina para hacer 500 variados, 4x50 pies, 4x25 (12,5 fuertes + 12,5 suaves), 1.500 técnica (100 técnica + 100 nado) alternando entre punto muerto, puños y codo alto, 4x25 (12,5 fuertes + 12,5 suaves) y 200 suaves para terminar. En total, 2.600 metros en 58'01".

Martes 17/12.- Salida en bici de 2h07'55" para hacer 65 km clavados a una media de 30,5 km/h y algo más de 500m positivos. Necesitaba un entreno así para ir cogiendo algo de moral en la bici. 

Miércoles 18/12.- Tarde complicadísima en cuanto al tiempo. A las seis de la tarde tenía cita con Enric, mi fisio, para hacer un poco de descarga y a continuación fui a la piscina para hacer una exigente sesión de natación compuesta por 400 variados, 2x100 pies, 4x25 progresivos, 10x100 regresivas rec. 15" intentando hacer la 1ª, la 4ª y la 7ª por debajo de 1'40", la 2ª, 5ª y 8ª entre 1'40" y 1'45" y la 3ª, la 6ª y la 9ª en 1'50" y la 10ª se trataba de hacer un test lo más rápido posible, 200 suaves, 10x50 y 200 más suaves para terminar. En total fueron 2.600m en 51'37". En las series de 100 metros, más o menos fui cumpliendo con lo previsto haciendo la 1ª, 4ª y 7ª en 1'37", 1'39" y 1'40" respectivamente, la 2ª, 5ª y 8ª en 1'44", 1'44" y 1'46" respectivamente y la 3ª, 6ª y 9ª en 1'44", 1'48" y 1'45" respectivamente. La décima, ya bastante cansado, la hice en 1'44". Después de la piscina, ya a las nueve y media de la noche, aún me faltaba hacer el rodaje de pie de 50'27" para hacer 11,27 km a un ritmo medio de 4'28"/km.

Jueves 19/12.- Empecé con un rodaje a pie de 1h10'11" para hacer 15,30 km a un ritmo medio de 4'35"/km y después, vuelta a la piscina para hacer 30x100 rec. 15" alternando (y repitiendo seis veces por este orden) 100 suaves, 75 fuertes + 25 suaves, 25 espalda + 25 braza (x2), 25 a tope + 75 suaves y 100 mariposa de espalda. En total fueron 3.000 metros en 1h07'46".

Viernes 20/12.- Nada más salir del trabajo, salida en bici de 2h40'38" para hacer 74,98 km a una media de 28 km/h y más de 850 metros positivos. Después, última entreno acuático de la semana con 400 variados, 3x600 (200 suaves, 200 medio y 200 fuertes) haciendo la primera con pull, la segunda con palas y la tercera respirando cada 3 brazadas y 200 suaves para terminar. En total, 2.400 metros en 47'32". 

Sábado 21/12.- A las siete de la mañana, en ayunas y antes de salir hacia Madrid para pasar unos días (hasta el jueves 26), rodaje a pie de 47'38" para hacer 10,25 km a un ritmo medio de 4'39"/km seguidos de varios ejercicios de escaleras.

Domingo 22/12.- Para despedir la semana, salida en bici (con mucho frío) por la provincia de Toledo de 3h00'26" para hacer 87,77 km a una media de 29,2 km/h y unos 900 metros positivos.

El domingo por la tarde, Javier, Javi, Arancha y yo aprovechamos para dar una vuelta por Madrid visitando el Retiro y la puerta de Alcalá. Dejo alguna foto de esa tarde.



 

En los próximos días haré la entrada correspondiente a la décima semana que hoy ha terminado y escribiré la crónica de la Sant Silvestre de Hospitalet de l'Infant que he corrido hoy. Hasta pronto!

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Crónica Torredembarra - Monestir de Montserrat

Este pasado sábado tuve la suerte de vivir en primera persona una experiencia de esas que recordaré para siempre. La marcha por relevos que hicimos desde Torredembarra a Montserrat fue un éxito en todos los sentidos: organizativo, deportivo, solidario, de compañerismo y, ahora mismo, para empezar esta especie de crónica o resumen de lo que dio de sí esta gran jornada, no se me ocurre nada mejor que decir que para mí fue todo un orgullo haber estado allí y haber colaborado con el evento.

El sábado, a eso de las dos de la mañana, salí de casa rumbo a Torredembarra. Después de cenar me había tumbado un rato pero fui incapaz de dormir, quizás la larga siesta del viernes (o la emoción del momento) tenía la culpa. Daba igual, no importaba, con las ganas que tenía de que llegara este día el sueño que pudiera tener iba a pasar a un segundo plano seguro. Llegué pronto a la Plaza del Ayuntamiento y poco a poco fueron llegando todos los compañeros y voluntarios que iban a participar en la marcha. Durante los minutos previos al comienzo de la prueba se respiraba un gran ambiente. A pesar de las horas, del frío y de la paliza que teníamos por delante, la gente estaba muy animada. Probablemente, una de las personas más felices de todas era Josep María Bernad, uno de los impulsores de la marcha, participante en las ediciones anteriores (la última había sido en 1994, hace nada más y nada menos que 19 años) y que, además, iba a ser el encargado de iniciar la marcha corriendo el primer tramo junto a su mujer. La idea era salir a las tres pero entre unas cosas y otras no fue hasta las tres y veinte cuando el alcalde de Torredembarra le pasó el testigo a los primeros corredores y se dio la salida. La previsión inicial era llegar a Montserrat sobre las doce del mediodía y este pequeño retraso hacía peligrar esa idea, así que habría que recuperar tiempo sobre el asfalto. Y así fue. Los dos primeros relevos prácticamente cumplieron con las previsiones pero a partir del tercero, ya empezamos a recuperar minutos.

En cuanto a mí, era el octavo relevo y estaba prevista mi salida a las seis y diez, relevando a Francesc Bernal. Antes de empezar hicimos alguna foto y calenté unos minutos. Estaba con muchas ganas de correr aunque sabía que el tramo, entre el Pont d’Armentera y Querol, era complicado, con unos 300 metros de desnivel positivo concentrados en 10 kilómetros. Hacía frío pero me abrigué bien y no tuve ningún problema. La noche, espectacular, con el cielo despejado y un montón de estrellas. Un poco antes de las seis y cuarto se empezaron a ver las luces del coche de la Policía Local que nos abría el paso y llegó mi turno. Mi compañero me pasó el testigo y empecé a correr. Sabía que los tres primeros kilómetros (antes de la subida fuerte) podría llevar un ritmo alto y así fue, haciendo el primero y el tercero por debajo de 4’ (a 3’55” y a 3’57”) y el segundo a 4’16”. A partir de ahí, me esperaban seis duros kilómetros de subida continua en la que tocaría perder el menor tiempo posible. No sé si por la emoción del momento, porque me sentía muy a gusto, porque había que intentar recuperar el máximo tiempo posible o por una mezcla de todo, lejos de resultarme pesada, la subida me pasó volando y disfruté como un enano además de mantener un ritmo decente. Fue una experiencia curiosa correr detrás de un coche de Policía por esas carreteras estrechas en plena noche. Llegando a Querol, enseguida vi el foco donde esperaban los demás compañeros para empezar el siguiente relevo. Al final, fueron 10,10 km en un tiempo de 44’15”, a un ritmo medio de 4’22”/km. Dejo los datos del Garmin:

Poco después de terminar mi tramo empezó a amanecer y la oscuridad dio paso a las carreteras heladas llenas de escarcha. Relevo tras relevo fuimos arañando minutos al crono y finalmente llegamos a Montserrat un par de minutos antes de las doce del mediodía, cumpliendo sobradamente con el tiempo que habíamos previsto teniendo en cuenta el retraso del principio. Allí, todo el grupo (un total de 20 corredores), nos pusimos las camisetas conmemorativas del evento y fuimos recibidos en la abadía de Montserrat.

Fue un día genial donde creo que todos disfrutamos de la experiencia. Este sólo ha sido el primer paso de lo que esperemos que sea algo que se repita año tras año como se hacía antes, eso sí, a poder ser, en otras fechas. Además, en motivo de la Marató de TV3, este año dedicado a las enfermedades neurodegenerativas, conseguimos recaudar una cantidad de dinero importante, con lo que hay que agradecer a todos los colaboradores su implicación en el evento dados los tiempos que corren.

A nivel organizativo, todo de diez. Supongo que todos pusimos nuestro granito de arena para que todo funcionara a la perfección, aunque humildemente creo que quienes más culpa tienen de que todo saliera como salió son Josep Maria, Miguel Ángel y Jesús. Sin su espectacular y desinteresadísimo trabajo e ilusión esto no hubiera tirado adelante, así que, desde aquí, muchísimas gracias a los tres! Y a nivel humano, otro diez. Creo que es un buen momento para nombrar y agradecer a todas y cada una de las personas que hicieron posible esta marcha, empezando por el agente de la Policia Local Pere Pastó que fue con el coche marcando el camino, los voluntarios de Protección Civil que iban detrás del corredor en todo momento, los Mossos d’Esquadra que fueron controlando el tráfico, a Pep Jasanada y Jose Luis Suárez, que llevaron un vehículo de apoyo y grabaron parte de la marcha, a Jesús Molné, que coordinó el recibimiento en Montserrat, al alcalde Daniel Masagué y la Regidora d’Esports Paqui Felguera por acompañarnos una vez llegamos a Montserrat y a todos los corredores y corredoras que hicieron algún relevo en este orden: Carmen Rodilla, Josep Maria Bernad, Josep Fortuny, Josep Maria Cañellas, Sergio Paños, Miguel Ángel Marchal, Francesc Bernal, yo mismo, Francesc Cañellas, Juan Sepúlveda, Elena Pérez, Carles Torres, Ramon Piñeiro, Francisco J. Fernández, Francesc López, Manuel López, Josep Maria Molné, Josep Molné, Frederic Solé y José Paños.

Para terminar, dejo los resultados individuales y totales de la carrera por relevos y algunas de las muchas fotos que se hicieron a lo largo del día. Es posible que en los próximos días consiga alguna más, así que si hace falta ya iré añadiéndolas sobre la marcha.


























martes, 17 de diciembre de 2013

Objetivo Ironcat: Semana 8/29

Lista la octava semana de entrenamientos para el Ironcat. En esta no ha tocado competir aunque sí participé el sábado en un evento especial, la marcha atlética desde Torredembarra a Montserrat por relevos que, por supuesto, tendrá su propia entrada en la que hablaré como se merece de todo lo que dio de sí. En cuanto a la semana de entrenos, sólo me atrevo a calificarla de "bien". Han sido poco más de doce horas de entreno en total en la que he sumado 9.700 metros en la piscina, 170,83 km encima de la bici y 33,82 km corriendo. Como casi siempre, buenas sensaciones en la carrera a pie, algunas luces y sombras nadando (aunque no me quejo) y bastante flojo en bici, haciendo un muy mal entreno el domingo. Como ya comenté la semana pasada, sigo sin estar fino en la bici, no sé por qué pero no me salen los ritmos que me gustarían y que hacía con cierta comodidad no hace tanto tiempo. Veremos como salen los entrenos en la próxima semana. Sinceramente, espero empezar a notar algún tipo de mejoría. Seamos optimistas.

Así ha quedado distribuida mi octava semana:

Lunes 09/12.- Empezamos la semana en la piscina con un entreno exigente formado por 400 varias, 2x100 pies, 4x25 alegres, 8x75 (25 fuertes + 50 suaves), test de 400 metros, 100 espalda, 10x50 (25 con pocas brazadas + 25 con mucha cadencia) y 200 suaves para terminar. En total, 2.500 metros en 50'56". Terminé relativamente contento el test de 400 metros en 7'00", a un ritmo de 1'44"/100m. No es gran cosa pero para mí está muy bien. Ojalá consiga algún día nadar a ese ritmo en competición.

Martes 10/12.- Rodaje a pie de 45'06" para hacer 10,08 km a un ritmo medio de 4'29"/km.

Miércoles 11/12.- Salida en bici nada más comer de 2h33'06" terminando casi de noche. Acabé haciendo 75,01 km a una media de 29,4 km/h. Después, a la piscina a hacer 400 variados, 200 pies variados, 100 espalda + 100 braza con pull,  4x25 (mitad a tope y mitad suave), 5x200 técnica (en las series pares nadando en punto muerto y en las impares haciendo dos brazadas con cada brazo), 10x50 (25 fuertes + 25 estilo alternativo) y 200 suaves. En total, 2.600 metros en 59'35".

Jueves 12/12.- Rodaje a pie de 1h01'00" para hacer 13,64 km a un ritmo medio de 4'28"/km. Después, igual que la semana pasada, ejercicios de propiocepción y abdominales.

Viernes 13/12.- Vuelta a la piscina para hacer 400 variados, 3x600/rec 1' (200 suaves, 200 normal, 200 fuertes), la primera serie con pull, la segunda con palas y la tercera respirando cada tres, 200 suaves. En total, 2.400 metros en 45'25".

Sábado 14/12.- A las 2.30 de la mañana ya estaba en Torredembarra para empezar la aventura hacia Montserrat. A mí me tocó empezar a correr un poco antes de las 6.15 e hice mi tramo de 10,10 km (y más de 200 metros de desnivel positivo) en 44'15", a un ritmo medio de 4'22"/km. Salí muy motivado y a pesar del frío y del desnivel mantuve un ritmo medianamente alto. Como he dicho antes, ya escribiré una especie de crónica con los resultados y colgaré algunas de las muchas fotos que se hicieron. Por la tarde, tras una siesta (merecida después de estar despierto toda la noche) volví a la piscina para hacer 500 variados, 1.500 (200 respirando cada 3 brazadas, 100 progresivos, 200 normal) y 200 suaves para terminar. En total sumé unos buenos 2.200 metros en 44'03".

Con Miguel Ángel, minutos antes de empezar a correr
Domingo 15/12.- Salida (o mejor dicho, "paseo") en bici de 3h30'06" para hacer 95,82 km a una horrorosa media de 27,4 km/h y acumulando un desnivel positivo de casi 1.000 metros. Otro mal día sobre la bici donde no me sentí cómodo en ningún momento. Mala despedida de semana.

Pues hasta aquí el resumen de la octava semana de entrenos. Ahora vienen un par de semanas especialmente complicadas para cuadrar todos los entrenos, aunque espero salir "vivo" de ellas. Ya se sabe, las Navidades llevan consigo un montón de viajes y reuniones familiares. Espero llegar a todo...

jueves, 12 de diciembre de 2013

Torredembarra con la Marató de TV3


Este próximo sábado 14 de diciembre, en motivo de la Marató de TV3 que este año está dedicada a las enfermedades neurodegenerativas, la Regidoria d’Esports de l’Ajuntament de Torredembarra junto con algunos trabajadores y muchos colaboradores, hemos organizado un acto solidario para recaudar fondos y ayudar, en la medida de lo posible, a esta causa. El acto solidario consiste en una marcha atlética por relevos con salida desde Torredembarra hasta el Monasterio de Montserrat, recuperando así una antigua tradición que ya se hacía unos años atrás en Torredembarra. La idea surgió un buen día hablando con Miguel Ángel, el subinspector de la Policia Local, que enseguida se animó y empezó a mover hilos, a hablar con algunos compañeros (y dicho sea de paso, estupendas personas) que habían participado en antiguas ediciones como Josep Mª (con una nada despreciable marca en Maratón de 2h44’ que le sirvió para ser subcampeón de Catalunya cuando esto de correr era cosa de unos pocos) y Jesús (compañero de la Policia Local) y en pocos días la cosa ya había tomado cuerpo. Todo el mundo se involucró desde el principio para buscar colaboradores, reclutar corredores, marcar recorridos, hacer carteles, contactar con Mossos de Esquadra para que nos escoltasen durante el camino, informar al Servei Català del Trànsit, contar con la ayuda de Protección Civil y de una ambulancia, coordinar la llegada al Monasterio para el recibimiento, etc. El caso es que después de un mes y pico de mucho trabajo y en el que todos hemos aportado nuestro granito de arena, ya está todo organizado y sólo queda lo mejor, disfrutar del evento.

De esta manera, el sábado, a las tres de la mañana (sí sí, lo he dicho bien), 22 corredores y varios voluntarios saldremos desde la Plaça del Castell del Ayuntamiento con dirección a Montserrat. Será un recorrido de aproximadamente 100km donde, salvo un par de excepciones, cada uno correrá tramos de cinco kilómetros. Calculamos llegar a nuestro destino sobre las doce del mediodía.

Por mi parte, en primer lugar dar las gracias a mi club, el FACVAC Triatló, por colaborar con la causa. Cuando se lo planteé a Joan Carles, el presi, enseguida me dijo que en la medida de lo posible colaborarían con la causa y así ha sido. Una vez más, muchas gracias! Y en cuanto a mi parte de recorrido, decir que me toca una de las excepciones que he comentado antes y correré un tramo de 10 kilómetros de subida desde pasado Santes Creus hasta Querol. La hora prevista en la que comenzaré a correr son las 6.10, por lo que entre la hora y el lugar donde correré, tendré que abrigarme bien. No es una carrera competitiva ni nada por el estilo, pero intentaré tomarme mi tramo “medio en serio” y tardar lo menos posible. Aquí dejo el recorrido que haré y el desnivel:


Pues como digo, ya está todo listo. La cosa empieza en menos de 48 horas y tengo muchas ganas. Esperemos que todo salga según lo previsto y podamos disfrutar de una gran jornada de deporte y de ayuda a aquellas personas que más lo necesitan. Durante el día intentaré ir informando de como va la cosa por Facebook y Twitter y la semana que viene ya escribiré un pequeño resumen y colgaré las fotos que vayamos haciendo.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Crónica 10k de Vilaverd

Este pasado domingo, por tercera semana consecutiva, me puse un dorsal. En este caso se trataba de una carrera solidaria de 10k en favor de las enfermedades neurodegenerativas  y el lugar escogido era Vilaverd, un pequeño pueblo cerca de Montblanc. Sabía que no llegaba en el mejor momento para conseguir una gran marca en esta distancia (además el recorrido de la carrera tampoco invitaba demasiado a conseguirla) pero suponía que no sería una carrera muy multitudinaria y podía aspirar a una buena clasificación, ¿por qué no?

Llegamos a Vilaverd pasadas las nueve y cuarto, sin prisa y con una temperatura cercana a los cero grados, mientras que en Tarragona, al salir de casa, estábamos a diez. Menuda diferencia! Recogida de dorsal rápida y a calentar unos pocos minutos. A pesar del frío, decidí correr con la camiseta sin mangas del club y ponerme sólo unos manguitos. A pocos minutos de las diez, todos a la línea de salida. Parece que al final íbamos a ser algo más de veinte corredores. 

Cuando pasaban unos cinco minutos de las diez de la mañana, dieron la salida y opté por salir fuerte, cosa que me permitió colocarme primero durante unos segundos, aunque escuchando muy de cerca los pasos de otros tres corredores que enseguida me alcanzaron. Dos de ellos poco a poco se fueron distanciando, aunque no demasiado, del otro corredor y de mí. Pasamos el primer kilómetro a 3'25" aprovechando la bajada en dirección a La Riba. A partir de aquí empezó una especie de "duelo" muy bonito y entretenido entre el otro corredor, un chaval de 16 años que se llama Ramon y que apunta alto, y yo. El segundo kilómetro también salió relativamente rápido (a 3'45") pero a partir de ahí hicimos un giro de 180º para subir por donde habíamos bajado y, poco después, meternos por un camino de tierra. El recorrido no era cómodo y los tres siguientes kilómetros me fue imposible pasarlos por debajo de 4 minutos. Ramon y yo seguimos a lo nuestro, concentrados, callados, sin perdernos la pista y corriendo muy cerca el uno del otro. La carrera era a dos vueltas así que en el quinto kilómetro pasamos por meta y tocaba volver a repetir lo mismo, es decir, algo más de dos kilómetros por asfalto (casi todo de bajada) y el resto por caminos y con bastante subida. Pasado el séptimo kilómetro, cuando ya pensaba que nos jugaríamos la tercera posición al sprint en los últimos metros, noté que Ramon empezaba a perder algunos segundos respecto a mí. A pesar de eso no me quise confiar y no aflojé, incluso hice ese tramo de pista algo más rápido que en la primera vuelta. Al final llegué a meta tercero con un tiempo de 41'22" para cubrir los 10.300 metros de carrera que finalmente salieron. Ramon llegó sólo unos 17" después de mí.

Fue una carrera con un recorrido duro pero entretenida sobre todo por ese mano a mano que tuvimos. Por lo demás, contento con el resultado (mi primer "podio") y por las sensaciones, aunque soy consciente que ahora mismo no estoy para grandes marcas en carreras así. Y en cuanto a la organización, decir que en todo momento se notó el cariño que le puso la gente del pueblo en organizarla, cosa que se agradeció bastante. En futuras ediciones seguro que consiguen atraer a más gente.

Para terminar, dejo unas cuantas fotos de Arancha y de la organización y, como siempre, los detalles del Garmin con el recorrido y mis tiempos.





lunes, 9 de diciembre de 2013

Objetivo Ironcat: Semana 7/29

Seguimos sumando, y de qué manera, muchos metros en el agua. Esta semana he acumulado ya 11.100 metros, una cifra récord a la que no llegué en toda mi preparación para el Challenge de Calella. Algunos entrenos han sido duros y después de cada sesión he acabado con los brazos bastante tocados, pero supongo que a la larga merecerá la pena. Digo yo que ese cansancio significa que estoy trabajando bien. Aún así, los ritmos siguen sin ser los que me gustarían pero bueno, poco a poco. 

La parte negativa de la semana, por llamarla de alguna manera, ha sido la bici. En ninguna de las tres sesiones que he hecho me he sentido a gusto, me ha faltado ritmo, fuerza y soltura en las piernas. En este aspecto no he terminado demasiado satisfecho con mis entrenos sobre las dos ruedas. No quiero preocuparme y supongo que todo esto se deberá a que en las últimas semanas la he tocado muy poco y aún estoy un poco verde, así que de momento esperaré a ver en los próximos entrenos como van respondiendo las piernas.

Y corriendo, poco que contar. Estos días la carrera a pie ha perdido un poco de protagonismo y solamente he corrido dos días aunque uno de ellos, el domingo, en los 10k de Vilaverd, conseguí mi primer podio quedando el 3r clasificado. Hay que reconocer que no había un gran nivel pero también es verdad que había que estar allí y que siempre hace ilusión conseguir un pequeño "logro" como este.

En resumen, esta séptima semana la termino con casi 13 horas y media de entreno que se resume de la siguiente manera:

Lunes 02/12.- Comenzamos la semana con un entreno largo de natación formado por: 400m variados y una pirámide de 100m a tope, 200m espalda, 300m (50 punto muerto + 50 suaves), 400m (75 suaves respirando cada tres brazadas + 25 fuertes), 500m con aletas y a continuación repitiendo los 400, 300, 200 y 100 metros. Para terminar, 200m suaves. En total fueron 3.100 metros en 1h05'26".

Martes 03/12.- Salida en bici a las tres de la tarde para aprovechar al máximo la luz del día. Fueron 2h14'59" para hacer 67,62 km a una media de 30,1 km/h. La ida hacia el Pont d'Armentera fue muy mala (aunque haya algo de desnivel no es excusa) y la vuelta algo mejor aunque no fue para tirar cohetes.

Miércoles 04/12.- Vuelta a la piscina para hacer 400m variados, 200m pies variados, 100m espalda + 100m braza con pull, 4x25m (12,5m a tope y 12,5m suaves), 5x200m trabajando la técnica (50m técnica + 50m nado) haciendo las series impares con los puños cerrados y las pares con el codo alto, 10x50m (25m fuertes + 25m estilo alternativo) y 200m para terminar. En total 2.600 metros más en 58'54".

Jueves 05/12.- Primera sesión de carrera a pie de la semana con 50'09" para hacer 11,28 km a un ritmo medio de 4'27"/km. Además del rodaje, también hice los ejercicios propioceptivos y poliométricos de este video de Roger Serrano y varias series de abdominales. Para rematar, tercera sesión de natación de la semana con 300m variados, 4x50 pies (25 crol + 25 espalda), 3x700m (la primera haciendo 25m respirando cada tres brazadas, 25m respirando cada cuatro, 25m respirando cada cinco y 25m respirando cada dos, la segunda con palas haciendo 100m alegres y 100m suaves y la tercera alternando 100m alegres con 100m de técnica. Para terminar, 200m suaves. En total, 2.800 metros en 57'27". Aquí me gustaría añadir que respirando cada cinco brazadas un poco más y me ahogo... Qué mal!

Viernes 06/12.- Salida "larga" en bici de 3h02'17" para hacer 89,24 km a una media de 29,4 km/h. Primera hora del rodaje totalmente perdida llevando un ritmo penoso de 24 km/h que intenté maquillar un poco durante las dos horas siguientes rodando a unos 32,5 km/h aproximadamente. 

Sábado 07/12.- Nueva salida en bici de 2h27'31" para hacer 70,74 km a una media de 28,8 km/h. A pesar de terminar algo más lento que los otros días, no me sentí tan mal como el viernes y tengo la "excusa" que al circular un buen rato por dentro de Reus, Salou y Tarragona la velocidad se resintió un poco. Después de la bici, último entreno acuático de la semana con 400m variados, 2x100 pies (75 suaves + 25 alegres), 4x25m progresivos, 10x50m (25 subacuaticos + 25 progresivos), 8x150m haciendo las series impares con palas (25 fuertes + 50 suaves) y las pares 50 crol + 25 estilo alternativo, más 200m para terminar. En total, 2.600 metros en 52'28".

Foto cerca del Cap Salou. Por lo menos hizo un buen día.
Domingo 08/12.- Carrera Solidaria "Corre per les malalties neurodegeneratives" de 10k en Vilaverd. Recorrido con un perfil duro alternando tramos de asfalto y caminos de tierra y bastante frío (poco más de 0ºC al empezar a correr). Marqué un crono de 41'22" sobre un recorrido de unos 10.300 metros que me sirvió para terminar en 3a posición, aunque eso sea lo de menos. Buen entreno de calidad corriendo a un ritmo de 4'02"/km. Dejo pendiente la crónica y de momento dejo esta foto.


Pues esta ha sido mi séptima semana de entrenamiento. Como he dicho, en los próximos días escribiré la crónica de la carrera de ayer y os hablaré de un bonito acto que hemos preparado para este próximo sábado desde la Regidoria d'Esports de l'Ajuntament de Torredembarra. Ahí queda...

jueves, 5 de diciembre de 2013

Crónica de la Cursa dels Cingles

Este pasado domingo volví a cambiar el asfalto por la montaña. Aunque no sea mi punto fuerte, de vez en cuando me gusta hacer este tipo de carreras y teniendo en cuenta a que altura de la temporada nos encontramos, creo que era un buen momento para hacerla. La idea simplemente era la de hacer un buen entrenamiento, disfrutar de la naturaleza y, sobre todo, intentar no hacerse daño. Hoy puedo decir que casi cumplí al 100% estos propósitos.

La carrera empezaba a las nueve y, a diferencia de otras veces, no llegamos con demasiado tiempo. Además, tuvimos que aparcar un poco lejos de Vilaplana, con lo que entre recoger el dorsal, cambiarse, dejar la mochila, etc., cuando lo tuvimos todo hecho era casi la hora de empezar. No hubo tiempo para calentar pero daba igual, como no pensaba salir fuerte ya calentaría sobre la marcha. Hacía algo de frío y viento pero me abrigué suficiente, incluso diría que demasiado. Sabía que cuando empezara a correr me sobraría ropa pero bueno, en este caso y tratándose de la montaña, mejor que sobre que no que falte.

Un poco pasadas las nueve dieron la salida. Por delante 17,5 km y 1.000 metros de desnivel positivo, casi nada. Sabía que los 3,5 primeros kilómetros eran de subida, así que me lo tomé con calma. A pesar de ir relajado adelanté a varios corredores y hasta completar la primera subida, ya a más de 700 metros de altura, no me adelantó nadie. A partir de aquí, por decirlo finamente, fue un auténtico chorreo. Si subiendo creo que soy de lo mejorcito (supongamos que iba de los 10 o 12 primeros), bajando soy un auténtico desastre. El calzado que llevaba (de asfalto) es verdad que no ayudaba mucho pero aún así me falta experiencia y confianza (y, ya puestos, tener un poco menos de miedo). La consecuencia de todo ello fue que durante la primera bajada (bastante técnica) me adelantaron más de diez corredores, aunque eso no fue lo peor, lo peor fueron las tres torceduras de tobillo que me hice cuando no llevábamos ni cinco kilómetros de carrera, la última de ellas muy dolorosa y que me obligó a parar un par de minutos. La verdad es que con lo poco que llevábamos de carrera, pensé que no podría terminar porque la cosa pintaba mal. Por suerte el dolor se fue pasando y aunque al principio de volver a correr me molestó, con los minutos la cosa fue a menos. A partir de ahí, mi objetivo principal durante el resto de carrera fue mantener mi tobillo a salvo, que, visto lo visto, no iba a ser tan sencillo.

Hasta el séptimo kilómetro el recorrido se “suavizó” (por decirlo de alguna manera) y aunque las subidas y bajadas por senderos fueron continuas, fue a partir de ese momento cuando tocaba afrontar la subida “reina”, donde nos esperaban unos 500 metros de ascenso concentrados en menos de cuatro kilómetros. Entre unas cosas y otras, durante este tramo gané varias posiciones y hasta me coloqué por delante de la primera mujer, que me había adelantado en la primera bajada. En cuanto a la subida, bastante bien. Fue dura, complicada, incómoda,... en algún momento hasta tocó escalar, pero fue divertido. Llegamos al punto más alto de la carrera, a casi mil metros de altura, pasado el kilómetro once. De ahí hasta el final, tocaba bajar, al principio por senderos bastante técnicos donde, como ya os podéis imaginar, perdí varias posiciones, pero a falta de unos tres kilómetros para terminar llegamos a una pista (por fin!) donde intenté coger un buen ritmo hasta el final. Aún hubo tiempo para que un grupo de cuatro o cinco nos desviáramos un poco e hiciéramos unos metros de más. Nada demasiado grave aunque al volver al camino ya nos habían adelantado varios corredores. Seguí corriendo a un buen ritmo (por primera vez en toda la carrera, por debajo de 4’/km) y enseguida adelanté a ese grupo (en el que se encontraba la primera mujer). Hecho esto, ya sólo faltaba llegar a Vilaplana y hacer los últimos metros de la carrera por dentro del pueblo. Pasé por meta con un tiempo oficial de 2h08’34” terminando en el puesto 26 (11 de mi categoría) de 159 llegados a meta (resultados). No está mal teniendo en cuenta todas las cosas que ya he comentado y como me tomé la carrera.

Esta ha sido, sin niguna duda, la carrera de montaña más complicada que he hecho hasta ahora, tanto por desnivel como técnicamente. Lo mejor de todo es que lo del tobillo no ha pasado a mayores y esta semana he podido entrenar con normalidad. Otra cosa que he aprendido es que la próxima carrera de montaña que haga, será con un calzado adecuado, así que habrá que empezar a sondear el mercado en busca de unas zapatillas.

Para terminar, os dejo un par de fotos (una de Arancha en meta y otra de la organización) y todos los detalles de la carrera del Garmin.



martes, 3 de diciembre de 2013

Objetivo Ironcat: Semana 6/29

Sexta semana de entrenamientos y la cosa que empieza a animarse. Si en el agua he mantenido los buenos números (hablando de distancia; los ritmos ya son otra cosa) de la semana anterior, ya he empezado a sumar buenos kilómetros en bicicleta y he redondeado la semana corriendo la Cursa dels Cingles, un trail de 17,5 km y 1000m de desnivel positivo que resultó bastante más difícil de lo que esperaba. En total me han salido 12h50’46” acumulando unas distancias de 8.600 m nadando, 139,25 km en bici y 36,86 km corriendo.

Sobre los entrenamientos en la piscina, siento que con el paso de las semanas me voy sintiendo mejor. Como he dicho antes, quizás el cambio no es muy grande en cuanto a ritmos pero sí en cuanto a la adaptación al tipo de ejercicios que hago. Poco a poco voy asimilando los ejercicios y cada vez los hago con menos dificultad (digo “menos” porque la sigue habiendo). Quiero creer que esto es positivo y en el futuro me aportará mejoras. En bici, más o menos bien. Dos sesiones de rodillo y una salida un poco más larga el sábado pasando bastante frío y notándome también algo falto de ritmo. Y corriendo, sin ninguna duda, es donde mejor me siento con diferencia. Después de la Mitja de Tarragona del domingo pasado, de la que me he recuperado perfectamente, esta semana he corrido más bien poco. En resumen, la semana ha quedado así:

Lunes 25/11.- Empecé la semana post Mitja de Tarragona con 1h00’10” de rodillo a buen ritmo para hacer 33,14 km (media de 33 km/h). A continuación fui a la piscina para nadar 300m variados, 2x100m pies, 10x50m, 5x100m con palas, 200m variados, 5x100m y 200m suaves para terminar. Al final salieron 2.400 metros en 46’58”.

Martes 26/11.- Rodaje suave a pie de 45’53” para hacer 10,01 km a un ritmo medio de 4’35”/km. Después, 90’ de gimnasio completo.

Miércoles 27/11.- Nuevo entreno de natación. Esta vez estuvo formado por 300m variados, 4x50m pies (crol y espalda), 100m espalda, 4x25’, 5x200m técnica (dos brazadas con el mismo brazo y punto muerto con pull) y 200m suaves. En total, 1.900 metros en 43’39”.

Jueves 28/11.- En vista de que el domingo no podría, aproveché para hacer el entreno opcional de natación que constaba de 2x1000m, el primero respirando cada tres brazadas y el segundo sin tocar las paredes de la piscina, más 200m suaves de enfriamiento. En total, fueron 2.200 metros en 43’41”. Al revés que el lunes, después del agua tocaba rodillo. Estuve 1h10’03” para hacer 35,91 km a una media de 30,8 km/h.

Viernes 29/11.- Rodaje a pie de 45’29” para correr 10,05 km a un ritmo cómodo de 4’32”/km. Cuando llevaba algo menos de 40’ de rodaje, en el Parc del Francolí, estuve unos 10’ haciendo ejercicios de multisaltos (2 series de 15 repeticiones de 5 ejercicios diferentes).

Sábado 30/11.- Con bastante frío y a primera hora de la mañana, salida en bici de 2h25’46” para hacer 70,20 km a una media de 28,9 km/h. Fue un recorrido con 700m de desnivel positivo (casi todo en su primera mitad) y donde no me encontré demasiado cómodo en ningún momento por el frío. Después, para terminar la semana de natación, 400m variados, 3x500m (una variando 100m con pull y 100m sin, otra con palas y la tercera variando estilos) y 200m suaves para terminar. En total, 2.100 metros en 41’41”.

Domingo 01/12.- Llegaba el día de la Cursa dels Cingles (17,5 km). Me apetecía hacer algo diferente a lo que estoy acostumbrado y la carrera tenía buena pinta. Llegué con la única pretensión de hacer un entreno largo y poco más. La montaña me gusta mucho pero de momento ni es lo mío ni entreno para ello, así que fue lo de siempre, muy bien en las subidas y muy mal bajando, con varios accidentes en forma de torceduras de tobillo. Por suerte pude terminar aunque alguna de ellas, al poco de empezar, me llegó a hacer dudar. De todos modos, ya habrá tiempo de explicar todos los detalles en la crónica. De momento basta con decir que el tiempo fue 2h08’34”, llegando en la 26ª posición y 11º de mi categoría. Dejo una foto de mi llegada a meta.


Hasta aquí la sexta semana. En la siguiente seguiré sumando muchos metros en el agua (superaré las cifras de estas últimas semanas) y aprovecharé el fin de semana largo para salir en bici, a ver si el tiempo nos respeta. Además de esto, el domingo correré una carrera solidaria (10k de Vilaverd) en favor de las enfermedades neurodegenerativas y, si no pasa nada extraño, el 14 de diciembre participaré en otro acto solidario realmente bonito y que os contaré a su debido tiempo.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Crónica de la 22a Mitja Marató de Tarragona

Este pasado domingo tocaba ponerse de nuevo un dorsal. El primero de la temporada y el primero después del Challenge Barcelona Maresme. El evento elegido para este estreno era, una vez más (y ya van cinco consecutivas), la Mitja de Tarragona, todo un clásico. Llegaba bastante bien físicamente pero con tan solo cinco semanas de entreno y mucho tiempo sin competir, así que no era el momento de esperar un milagro en forma de marca personal, aunque reconozco que hasta bien pasada la mitad de la carrera estuve mirando de reojo el crono y haciendo algún que otro cálculo para ver si los números salían. De antemano y como ya dije la semana pasada, no esperaba nada en concreto ni estaba para forzar más de la cuenta (ni física ni psicológicamente), pero una vez metido en la carrera los planes siempre cambian ligeramente y apreté (y sufrí) más de lo que tenía pensado. Vamos, nada nuevo.

El día amaneció fresco. Desde casa fui a la zona de salida caminando donde había quedado con mi hermano y César. Esperamos hasta última hora para cambiarnos y dejar las cosas para evitar lo más que pudimos el frío. A falta de unos veinte minutos empezamos a calentar. A pesar del frío hacía un buen día para correr y además el viento de los días anteriores había parado. Poco antes de las diez, nos fuimos a colocar en la salida donde cogimos un buen sitio casi en primera línea. Mi idea era seguir a la liebre de 1h24’ pero justamente este año sólo había liebres de 1h30’, 1h40’ y 1h50’. Fue un contratiempo sin importancia aunque la verdad es que me apetecía correr en grupo para desgastarme un poco menos. Lástima. 

La salida fue limpia como pocas. Supongo que el hecho de salir bastante adelantados influyó. Al haber cambio de estrategia (o mejor dicho, falta total de estrategia), mi hermano y yo salimos bastante fuertes. Los seis primeros kilómetros los pasamos todos entre 3’42” y 3’50”/km. Este año la organización modificó ligeramente el recorrido respecto a años anteriores y en esta edición fuimos primero al Polígono Francolí y luego hicimos la subida y bajada por la Rambla. Justo coronamos la Rambla en el km 9 y durante ese par de kilómetros anteriores nuestro ritmo ya se había resentido un poco por la ligera subida. Los siguientes cuatro kilómetros por las calles de Tarragona, entre el 10 y el 13, recuperamos otra vez un buen ritmo entre 3’48” y 3’51”/km. Me sentía muy bien de pulsaciones y relativamente bien de piernas (para nada sobrado), pero a esas alturas de carrera el coco ya empezaba a protestar. Después de tantos meses sin preocuparme excesivamente por correr a ritmos altos, noté que me faltaba esa capacidad de sufrimiento. Pensé en aflojar un poco y tomarme el resto de carrera de otra forma, pero mi hermano, con el que compartí toda la carrera, tiró de mí. Ya “sólo” faltaba lo que probablemente es la parte más dura psicológicamente hablando de toda la carrera, la ida y vuelta por el paseo de la Playa del Milagro y lo mismo por el espigón del Faro. Este año se me hizo eterna la recta por el espigón (sobre todo la ida), no se acababa nunca! Eso sí, al girar empecé a ver la luz. A poco más de dos kilómetros para terminar miré el reloj y le comenté a mi hermano que ya no mejoraríamos el tiempo del año pasado. Me contestó que ya lo sabía. No sé si él podría haberlo mejorado pero lo que sí sé es que posiblemente, de ir por su cuenta, hubiera hecho algo de mejor tiempo que yo. No sé lo que debió sufrir a lo largo de la carrera pero realmente se le veía bien. Durante la vuelta por el espigón, la gente empezó a quemar sus últimos cartuchos y noté que nos adelantaron tres o cuatro, puede que hasta cinco, corredores. Nosotros, después de pasar el kilómetro 20 en 4’08”, sacamos nuestras últimas energías para subir el ritmo durante el último kilómetro y poco que faltaba hasta llegar a meta. A punto de encarar la última recta, ya en el Moll de Costa, vi a Óscar, que al tener tantos “pupilos” participando en la Mitja de Tarragona no quiso perderse la carrera. Esto ya se estaba acabando. En los últimos metros, cerca de los arcos de meta, aceleramos y llegamos al sprint recuperando alguna posición que habíamos perdido unos minutos antes. Finalmente, llegamos a meta con un tiempo de 1h24’39” en la posición 128 de 1792 llegados a meta (resultados).

En general, creo que es para estar contento teniendo en cuenta todas las circunstancias. Sólo llevo cinco semanas de entrenamiento y quitando estas tres últimas donde he hecho algún entreno de cierta calidad con series de velocidad cortas (de 3' como máximo), no he entrenado nada específicamente para una carrera así. Quizás hubiera podido mejorar el resultado metiendo muchas más horas de entreno específico y sacrificando un poco la natación y la bici, cosa que no quiero porque es precisamente en estas dos últimas disciplinas donde más me queda por mejorar. Por todo esto, me doy por satisfecho con el resultado.

Esta ocasión Arancha no pudo venir a acompañarme porque se encontraba mal y se quedó en casa. La eché de menos a ella y, como no, a sus fotos. Las que tengo las hizo mi padre. Las dejo junto con el video de llegada a meta al lado de mi hermano y con los detalles de la carrera del Garmin. 







video
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...