domingo, 25 de mayo de 2014

Cerrado por Vacaciones!!!

Tras muchas semanas de entrenamiento intenso y prácticamente sin descanso y después de haber hecho ya dos grandes competiciones esta temporada como son el Ironcat y el Gran Fondo La Mussara, toca tomarse unos días de descanso y pasar unas pequeñas vacaciones en Tenerife. Sólo será una semana pero me servirá para hacer un pequeño reset y poder volver a partir del 1 de junio con ganas y energía renovadas para afrontar todas las competiciones que aún me quedan. No será un descanso total (intentaré salir a rodar algún que otro día) pero sí que quiero olvidarme de calendarios, horarios, planes de entrenamiento, piscina, bicicleta,... Me limitaré a correr (cuando y como quiera) para disfrutar y para intentar no perder más forma de la cuenta, nada más. Dejo pendiente hasta la vuelta la crónica del Gran Fondo La Mussara, ya que hoy me ha sido imposible escribirla y, además, esperaré a ver si consigo alguna que otra foto. 

Nos vemos a la vuelta. Saludos a tod@s!!!

jueves, 22 de mayo de 2014

Conclusiones a mitad de temporada

A estas alturas de la temporada y habiendo dejado atrás el Ironcat (en principio, la carrera más importante de este año) con un resultado que no fue del todo lo que esperaba, creo que es un buen momento para reflexionar sobre lo que se ha hecho bien y lo que no y hacer balance de todo el camino recorrido hasta aquí. Que conste que cuando digo que no fue del todo lo que esperaba no lo digo decepcionado ni nada por el estilo, simplemente lo digo porque conozco mis virtudes y mis limitaciones y creo que hasta el momento no he dado todo lo que tenía que haber dado en los entrenamientos, y eso se ha visto traducido en la competición. Por suerte y como en casi todo, lo hecho hasta ahora no es definitivo y aún estamos a tiempo de aprender de los errores, de corregirlos y de seguir entrenando duro para mejorar.

Empezando por lo positivo, he de decir que me sorprendió mucho el tiempo que hice en la natación del Ironcat. Siendo sincero, no esperaba nadar en 1h07' ni en mis mejores sueños. Era consciente que había mejorado algo mi natación en los últimos meses pero no pensaba en algo así. De todas formas, veremos si en los próximos triatlones que haga se mantiene esa tendencia o simplemente fue un día afortunado donde los astros se alinearon. Esperemos que la cosa se mantenga. Al margen de eso, creo que en el tema de la natación, además de mucha técnica, me ha faltado un poco de intensidad. Reconozco que quizás he ido un poco desganado y con pereza a muchos entrenos en la piscina y muchas veces me ha faltado ese puntito de intensidad y de sufrimiento, de salir de lo que muchos llaman "la zona de confort" que es lo que a la hora de la verdad te hace mejorar. A pesar de eso y como ya he dicho, en estos últimos meses he notado un cambio importante nadando y daré por bueno el trabajo realizado hasta ahora. En este aspecto, lo que creo que necesito cambiar son las ganas con las que afronto los entrenos acuáticos, ir más animado a la piscina y ser capaz de "sufrir" un poco más cuando toque.

En cuanto a la bici...podría decir que es donde peor "nota" me pongo. Después del Ironcat, me queda la sensación de que no fui todo lo rápido que esperaba y que, además, acabé los 180 km más cansado de la cuenta, cosa que me perjudicó muchísimo a la hora de correr. Con esto, me han quedado claras dos cosas: que el sector bici es el más importante en un triatlón de larga distancia y que a pesar de haber hecho muchisimos kilómetros en bici durante los últimos seis meses (algo más de 6.300 km, que vienen a ser unos 220 km por semana), muchos han sido los denominados kilómetros basura que para poco han servido. Igual que en la natación, me ha faltado intensidad y concentración. Me he despistado con facilidad y he terminado muchos entrenos con más pena que gloria. Ha sido frecuente (por no decir la gran mayoría de las veces) terminar muchos entrenos en bici con unas pulsaciones medias alrededor de 120 ppm y con eso queda todo dicho. Me he estancado y en cuanto a "chispa", no podría asegurar si estoy mejor ahora o hace un par de años, cuando la respuesta tendría que estar muy clara. Con este panorama, se me ocurren varias cosas para intentar conseguir ese punto de intensidad en los entrenos. Una de ellas, ya propuesta a mi entrenador, es hacer una vez por semana alguna sesión corta (45' - 1h) pero intensa sobre el rodillo. Es aburrido, sí, pero creo que es más fácil concentrarse (al no estar mucho rato) y llevar la cadencia de pedaleo y las pulsaciones previstas. Veremos si lo llevamos a la práctica o no.  Y otra cosa que no me vendría nada mal para mejorar sería salir en grupo, donde siempre te exiges más. Yo casi siempre salgo solo y quizás ha llegado el momento de cambiar esto y, de vez en cuando, salir acompañado. El caso es, igual que en la natación, salir de esa zona cómoda donde me mantengo y entreno casi sin esforzarme, porque a la vista están los resultados. 

Y corriendo, poco que decir. Estoy en un buen momento aunque en el Ironcat hiciera un maratón bastante pobre. Esperaba hacer una primera mitad de carrera rápida y luego, cuando el cansancio apretara, poder mantenerme a un ritmo cómodo. Para ser sinceros, tenía la esperanza de correr un poco por debajo de las 3h30' y fallé. A día de hoy lo achaco a que terminé la bici más cansado de lo previsto y luego me costó correr. A pesar de todo, corriendo es donde hice el mejor parcial con diferencia, lo que significa que el maratón no es fácil para nadie.

La conclusión a la que llego a estas alturas de la temporada es que, en este momento, donde más énfasis tengo que poner es en la bici. Y no me refiero a hacer más horas ni más kilómetros, sino a realizar entrenos de calidad que realmente me hagan mejorar. Cuanto mejor entrene en bici, mejor haré ese sector y en mejores condiciones llegaré a la carrera a pie, con lo cual creo que mis tiempos deberían mejorar en general. Ahora sólo falta lo más difícil, ponerlo en práctica y sentir esas mejoras.

Ahora vamos a ver como se presenta el resto de la temporada, que viene cargada de competiciones (otro aspecto que quizás me marcó negativamente en el Ironcat fue la falta de competiciones previas). En principio (por supuesto, se pueden añadir cosas) esto es lo que quiero hacer en los próximos meses:

24/05/2014 Polar Gran Fondo La Mussara, marcha cicloturista de 187km y unos 3.000 metros de desnivel positivo. Es este mismo sábado y seguramente me vendrá muy bien. Voy sin presión y sin ningun intención de nada en concreto. El Ironcat aún está muy reciente y no creo que sea el momento de forzar. Así que, en principio, lo único que pretendo es difrutar y seguir añadiendo experiencia.

01/06/2014 Pujada al Loreto, carrera a pie de algo más de 6 km subiendo al Santuario del Loreto.

22/06/2014 LD San Juan del Fúmen (Monegrosman), triatlón de 1.800 m nadando, 72 km de bicicleta (sin drafting) y 15 km corriendo. Creo que son unas buenas distancias para mí, así que este día sí que tocará apretarse un poco.

*05/07/2014 Vip Xtrem (btt), de unos 130 km y 3.900 m de desnivel positivo. Aún por confirmar.

*27/07/2014 Skoda Triathlon Series Andorra (olímpico). Aún por confirmar.

10/08/2014 Skoda Triathlon Series Tarragona (olímpico). El objetivo será obligarme a sufrir un poco en bici e intentar mejorar la marca del año pasado.

*30/08/2014 Triatló Internacional de Balaguer. Aún por confirmar.

14/09/2014 Sailfish Half Triatló de Berga. Quizás el último triatlón de la temporada en una de mis carreras preferidas y que más cariño tengo. Saldré con la intención de darlo todo, a ver si rebajo las 4h48' de hace un par de años.

Esto es lo que ahora mismo tengo en la cabeza. Como digo, se pueden ir añadiendo o quitando cosas según lo que me apetezca, pero esta es la idea. Veremos que tal sale todo.

Hasta aquí este rollo. Espero no haberos aburrido mucho pero me apetecía escribir estas cosas para ser más consciente de lo que hay y de lo que tiene que cambiar para seguir mejorando. Ahora que ya me he autoconvencido, sólo falta lo difícil, llevarlo a la práctica.

jueves, 15 de mayo de 2014

Crónica XI Ironcat - Copa de les Nacions

El sábado 10 de mayo, tras muchas horas de dedicación y muchos kilómetros acumulados durante los casi siete meses que ha durado mi preparación, llegaba el momento de plasmar todo ese trabajo y esfuerzo en una gran competición como el Ironcat. Llegaba con los deberes hechos, sabiendo o creyendo saber lo que me esperaba, con la única "presión" de terminar (como se suele decir, en una carrera así todo el mundo sabe que empieza pero nadie sabe si acabará) y, si las cosas salían según lo previsto, hacerlo en un tiempo inferior al que hice en Calella. Estaba convencido de que llegaba mejor preparado aunque sé que cada carrera es un mundo. Supongo que aún me pasa por novato pero durante los días previos no dejé de pensar en la cantidad de cosas que pueden salir mal durante una carrera así y en las distancias a recorrer, que a día de hoy y tras finalizar dos competiciones de este tipo, me siguen pareciendo inhumanas.

Me levanté un poco antes de las cinco de la mañana, con tiempo de sobras para desayunar tranquilo lo de siempre (un plátano, leche de avena con 226ers Recovery Chocolate y muesli y una rebanada de pan integral con Carobella) y terminar de prepararme el material, ya que, a diferencia de otras carreras, el check in se hacía una hora antes de empezar. Con todo listo, Arancha y yo fuimos caminando tranquilamente desde donde estabamos alojados hasta boxes. Una vez allí, dejé todo el material y nos fuimos a la salida. El mar estaba increíble, como una balsa. No había ni una ola, cosa que siempre hace que cueste menos entrar en el agua consciente de que, dentro de la dureza de nadar 3.800 metros, no habrá ninguna complicación añadida. Además, al ser sólo unos 250 participantes, en principio no tendría que haber excesivas complicaciones para nadar sin agobios. Todo eso son cosas que me repito para encontrar algo de calma y optimismo, aunque conforme van pasando los minutos y se acerca el comienzo, los nervios y la tensión, irremediablemente, van a menos consciente de que ya no hay marcha atrás a menos que te escapes corriendo. Un cuarto de hora antes de las siete, hora de la salida, empecé a ponerme el neopreno con calma y cuidando todos los detalles, ya que ponerse un neopreno requiere su técnica. Me puse vaselina en el cuello (pensando en rozarme lo menos posible), me despedí de Arancha y de Òscar, que también se había pegado el madrugón para venir a primera hora, y me fui a buscar mi sitio bajo el arco de salida. Último vistazo al recorrido (a mi siempre me parecen más largos de la cuenta) y a nadar. Al principio noté el agua un poco fría pero en pocos minutos desapareció esa sensación. A pesar de recibir algún que otro golpe no fue una salida complicada y no pasé ningún momento de agobio. Enseguida empecé a nadar a mi ritmo, tranquilo, sin prisa, y fijándome bien en alargar al máximo las brazadas. Sinceramente, la natación creo que no pudo salirme mejor. El día antes le había comentado a Arancha que me gustaría hacer cada vuelta (de unos 1.200 metros) en unos 20 minutos y casi fui como un reloj. La primera vuelta la hice el unos 19'30" más o menos, la segunda pasé en algo menos de 40' y la tercera cuando se cumplía una hora de carrera. El último tramo, desde la primera boya hasta el puerto del Club Náutico, lo hice en unos siete minutos, saliendo del agua en un espectacular tiempo (para mí, claro) de 1h07'58" (parcial 113). Ni en mis mejores sueños imaginaba ese resultado. Empezaba bien la cosa!


Al salir del agua enseguida vi a Arancha y a Òscar y a mis padres y rápido fui a la T1, donde me sorprendí que aún hubiera tantas bicicletas. Transición bastante rápida y en pocos minutos ya estaba sobre la bici dispuesto a hacer esos 180 km. Desde la semana pasada estaba algo intranquilo con esta parte. Me preocupaba especialmente el viento, el circuito totalmente llano y lo aburrido que podían llegar a ser tantos kilómetros en un tramo de apenas 15 km, aún con el aliciente de ver a toda la gente que había venido a animarme en cada una de las seis vueltas que teníamos que dar. Por suerte, lo primero no supuso ningún problema. El viento se dejó notar sólo tímidamente y fue bastante cambiante, pero no llegó nunca a ser incómodo, con lo que no hay excusa. Empecé la bici tranquilo, contento por mi "buena" natación y porque el viento de momento nos respetaba. Iba muy cómodo rodando acoplado y conseguí terminar la primera vuelta a una media superior a 33 km/h. A pesar de eso y conforme pasaban las vueltas y los kilómetros, vi que iba perdiendo velocidad. En cada giro cerca de Camarles aprovechaba para coger una botellita de agua y tomarme una pastilla de sales y en el giro de l'Ampolla comía una barrita. Bebí bastante (pero no sé si lo suficiente) durante todo el rato aunque cuando se me acabó la bebida que llevaba yo (casi dos litros), los avituallamientos me parecieron algo justos ya que los bidones con isotónico no llegaban a estar llenos ni por la mitad, al menos los que me dieron a mí. Las dos últimas vueltas se me hicieron muy pesadas. Ya hacía rato que no iba cómodo acoplado y para "descansar" me tenía que levantar de la bicicleta. Al final, llegué a la segunda transición cansado y en un tiempo de 5h46'27", marcando el parcial 99 y sabiendo que, salvo una gran sorpresa, el maratón no iba a ser nada fácil.



Segunda transición que aproveché para entrar al baño (en bicicleta no paré en ningún momento salvo una vez que se me cayó un bidón) y a continuación, a por el maratón, donde tenía puestas grandes esperanzas. Empecé corriendo rápido, haciendo los primeros cuatro kilómetros por debajo de 4'30"/km aunque no demasiado cómodo. El ritmo no era alto pero las piernas no estaban finas. Sabía que de una forma u otra pagaría el esfuerzo de una bici muy dura donde prácticamente no dejé de pedalear en ningún momento y que los 42 km que tenía por delante iban a ser muy largos. Además, cuando empiezan a fallar cosas todo es una cadena, y al pensar lo que todavía tenía por delante, me vine un poco abajo. Hasta el kilómetro doce aún estuve corriendo por debajo de 5'/km pero a partir de ahí empezó a decaer bastante el ritmo y la moral. Como tenía previsto, aprovechaba los avituallamientos para caminar y comer y beber tranquilamente. A esa hora de la tarde ya hacía mucho calor (unos 30ºC) y el recorrido cada vez me resultaba más pesado. Y así, con más pena que gloria y mirando de reojo el reloj cada poco rato para hacer cuentas, fueron pasando lentamente los kilómetros. Hasta los últimos siete (última vuelta) iba en tiempo de mejorar la marca de Calella pero esa vuelta fue especialmente lenta y al final no pudo ser. Los isquios de la pierna derecha me dieron un par de avisos (que menos, con lo que llevaba encima), aunque nada que me impidiera trotar (nunca mejor dicho), y por suerte la cosa no pasó a mayores. Pero como todo esfuerzo tiene su recompensa, al final de esa sexta vuelta me esperaba lo mejor, esa mágica recta de meta donde realmente sientes que lo has vuelto a hacer y que has vuelto a terminar (vivo) un triatlón de esas características, algo con lo que no hace tanto tiempo te parecía imposible. Quizás en este caso no lo conseguí en el tiempo que hubiera querido pero cada carrera es un mundo y, por supuesto, en un momento u otro tendré una oportunidad para resarcirme, estoy seguro. Al final, mi tiempo de maratón fue de 4h01'04" (a pesar de una pésima carrera hice el 59 mejor parcial) y entré en meta con un tiempo final de 10h55'27" terminando en la posición 72/225 (resultados)


Una vez más, compartieron conmigo este día grandísimas personas que, con su apoyo, sus ánimos y su compañía convirtieron este 10 de mayo de 2014 en algo todavía más especial. En este sentido quiero empezar dando las gracias a Maria Rosa, Josep Maria, Marina y Gerard por su hospitalidad y el increíble trato que nos dieron desde el viernes por la tarde hasta el domingo por la mañana acogiéndonos en su apartamento de l'Ampolla y preocupándose en cada momento por nosotros. A mi hermano, a Sandra y a mis sobrinos Iria y Mario, por acercarse a animar y hacer un montón de fotos. A mis padres y a Jaume y Maria Rosa por los ánimos (y por unas cuantas fotos más). Al presi Joan Carles por su apoyo desde la distancia y las palabras que me dedicó al terminar. A Eric por compartir conmigo unos metros de carrera a pie cuando ya estaba terminando y a todos aquellos que dedicasteis un momento de vuestra vida a mandarme un mensaje de ánimo y felicitación por whatsapp o facebook (muchas gracias de corazón). A mi entrenador Òscar Rubio, que a lo largo de estos meses se ha estado "currando" un plan de entreno que me ha llevado hasta aquí y que a pesar de no poder acercarse a l'Ampolla por un compromiso, también estuvo apoyando desde la distancia y preocupándose por como me iba en todo momento. A todos los voluntarios que estuvieron de diez, en especial los que estaban al final del camino de tierra dándonos las gomas que marcaban nuestras vueltas y a la chica del avituallamiento de boxes que me arregló el dorsal que tenía medio caído. A esa especie de "talisman" formado por Anna, Eli, Sara, Laura y Òscar, que siempre están ahí para apoyar y hacerme sentir una persona afortunada por tenerles junto a mí. En ese sentido, un agradecimiento especial a Sara, que a pesar de haber vivido una semana triste y complicada, quiso acompañarnos en este día. Eres grande! Y por último, gracias una vez más a Arancha porque pasan los años, las carreras, los madrugones, los entrenos... y ahí sigue, con su paciencia y con su cámara colgada del cuello y preparada para inmortalizar tantos y tantos momentos que vamos viviendo.

Para terminar con la crónica, os dejo con el vídeo de la llegada a meta (cortesía de Eli), con una especie de remix de fotos que se hicieron a lo largo del día y con los detalles de la carrera del Garmin.

video




martes, 13 de mayo de 2014

Objetivo Ironcat: Semana 29/29

Primera parte de la temporada finalizada, quizás no de una manera espectacular ni brillante, pero que dejo atrás después de 29 semanas de entrenamiento y con mi segundo triatlón de larga distancia (el gran objetivo del año) terminado, otra vez en menos de 11 horas. Ya habrá tiempo para escribir largo y tendido sobre el Ironcat y todo lo que dio de sí, pero ahora intentaré centrarme sólo en el resumen de esta semana y poco más.

Como es lógico, esta semana 29 sólo se me tenía que limitar a entrenar lo justo, descansar mucho, comer bien e hidratarme correctamente para llegar en unas buenas condiciones a la carrera. Y, aparte de eso, ultimar detalles sobre equipación para la carrera, material y nutrición y, en el aspecto psicológico, mentalizarme de lo que se me venía encima, que creo que es lo más difícil de todo.

En cuanto al entreno, poca cosa. Eso sí, a pesar de sentirme un poco "agarrotado" por la tensión lógica de los días previos, la bajada de volumen empezó a notarse y entrené con las sensación de estar descansado, algo que ya casi no recordaba y que agradecí. A todo esto, antes del sábado sólo entrené algo más de tres horas repartidas así:

Lunes 05/05.- Antes del entreno, visita a Enric para que me hiciera un buen masaje de descarga y me pusiera a punto para el sábado. Después, rodaje a pie suave de 15' + 6x1' a ritmo alegre recuperando 1' suave + 10' de trote suave. Al final fueron 37'07" para hacer 8,73 km a un ritmo medio de 4'15"/km con muy buenas sensaciones. Después, a la piscina para hacer 600 calentamiento (200 variados + 100 pies), 2x50 progresivos, 4x200 (a diferentes ritmos) y 200 suaves para terminar. En total, 1.700 metros en 34'18" terminando muy contento.

Martes 06/05.- Descanso.

Miércoles 07/05.- Breve salida en bici de 1h02'17" sintiéndome las piernas muy ligeras y haciendo 32,36 km a una media de 31,2 km/h sin demasiado esfuerzo y con algo de desnivel. Después, primer baño del año en el mar para recordar lo que es nadar con neopreno (si me descuido...) llevándome una grata sorpresa al hacer 1.300 metros seguidos en 22'22" (a ritmo de 1'43"/100m).

Jueves 08/05.- Descanso.

Viernes 09/05.- Por la mañana, último entreno antes del Ironcat con 24' de trote muy suave + 6 progresivos de 20" recuperando 40" suaves. Fueron 30'34" para hacer 6,48 km a un ritmo medio de 4'43"/km. Después, un poco de natación haciendo 200 variados, 5x50 progresivos, 100 suaves, 5x50 regresivos y 100 suaves para terminar. En total, 900 metros en 16'17" donde me volví a sentir muy bien nadando. Después de comer, viaje hacia l'Ampolla. Os dejo una foto del viernes por la tarde en el escenario donde horas después se celebraría la carrera.


Sábado 10/05.- Ironcat finalizado en 10h55'27" haciendo los siguientes parciales:
          - Natación: 1h07'58" (parcial 113).
          - Ciclismo: 5h46'27" (parcial 99).
          - Carrera: 4h01'04" (parcial 59).

Al final, 72º clasificado (43º de mi categoría) de 225 llegados a meta (resultados)
De momento, dejo sólo la foto en la llegada con la medalla. En la crónica pondré muchas y muy buenas fotos, lo prometo.


Domingo 11/05.- Descanso!!!
 
Y nada, ahora toca pensar en descansar unos días para que todo vuelva a su sitio (aunque aparentemente todo está en orden) y empezar a pensar en los próximos objetivos. Lo más inmediato, ahora que parece que en natación se van notando los resultados, es centrarme bastante en bici y no me refiero precisamente a hacer más kilómetros, sino a aprovecharlos más, no hacer tantos kilómetros basura como creo que he estado haciendo en estos últimos meses. Creo que esa ha sido la causa de no haber conseguido un resultado mejor en el Ironcat, aunque puedo estar equivocado. Lo dicho, espero poder escribir una buena crónica (tal y como como merece una prueba así) en los próximos días y explicar un poco todo lo que viví y sentí el sábado pasado.

viernes, 9 de mayo de 2014

Ironcat, la previa

Bueno, pues el día ha llegado. Después de 29 semanas de duro entrenamiento me vuelvo a plantar delante de un triatlón de larga distancia, en este caso, el Ironcat. Creo que después de todo lo que he entrenado llego en un buen momento, aunque no voy con ninguna idea de marca en concreto ni me obsesiono con ello porque soy de los que piensa que a lo largo de tantas horas pueden pasar mil cosas, y muchas de ellas no dependen de uno mismo. Además, sigo estando algo verde en la natación aunque, últimamente, mis ritmos hayan mejorado algo y, hasta hoy mismo, cuando estaba haciendo el último entreno en la piscina antes de la carrera de mañana, la monitora se ha acercado y me ha comentado que en las últimas semanas he mejorado muchísimo la técnica. La verdad, agradezco mucho el comentario y el momento en el que lo ha hecho, ya que cualquier pequeño detalle es bueno para reforzar la moral. Sin duda, un motivo más para confiar en mí mismo.

Pues eso, que no voy con una idea clara pero acercarme a las diez horas sería genial (y, dicho sea de paso, muy difícil), aunque me conformaría con rebajar algo el tiempo que hice en Calella. Ahí hice muy mala natación (porque hice metros de más y porque había mucha corriente) y transiciones algo lentas (la lluvia influyó), pero por lo demás creo que hice unos buenos parciales en bici y corriendo. Mañana espero nadar mejor y conseguir un resultado algo más decente, que creo que es asequible. Pero lo que realmente me trae de cabeza estos últimos días es el sector bici y el viento. No sé si fue buena idea ir el sábado pasado a ver el recorrido y encontrarme con lo que me encontré, pero me he pasado la semana consultando el tiempo que hará el sábado en l'Ampolla y varias webs que informan de la velocidad del viento. Por suerte, de momento parece que la cosa estará calmada (esperemos que estén en lo cierto) y a pesar que algo soplará (sobre todo en las primeras horas de la tarde), no debería de ser incómodo para rodar en bici. Estas son las previsiones que hay (según Aemet y Windguru):



Según las previsiones, calma por la mañana y algo más de viento por la tarde. Personalmente, corriendo me molesta mucho menos el viento y me da un poco igual que haga o no, pero 180 km en bici con tramos de viento en contra podrían ser muy duros. Seamos positivos y confiemos en las previsiones, a ver que pasa...

Pero, pase lo que pase en bici, espero no desgastarme más de la cuenta porque quiero correr bien. Es mi "punto fuerte" y, probablemente, ahora estoy en uno de mis mejores momentos corriendo, así que espero no fundirme y poder correr durante todo el maratón. Seguiré la misma estrategia que en Calella y cuando más cansado esté (espero que cuando al menos lleve medio maratón), aprovecharé los avituallamientos para caminar y beber y comer lo que necesite. Creo que es una forma inteligente de afrontar la carrera a pie tanto por el factor psicológico (pensar en correr hasta el siguiente avituallamiento) como por el aspecto nutricional, ya que no podemos negar que todo sienta mejor bebiendo y comiendo con calma que corriendo, donde es más fácil desperdiciar parte de lo que tomas e incluso atragantarse. En todo caso, esto es lo que hice en Calella (me salió bien) y esto es lo que haré mañana.

Poco más que decir sobre lo que espero mañana. Será mi estreno de la temporada triatlética y también el plato fuerte, con lo cual, quiero hacerlo muy bien para así poder disfrutar todavía más del resto de carreras del año (de distancias más cortas) teniendo la sensación de que hice mis deberes correctamente desde el principio.

La semana que viene espero poder escribir buenas noticias y celebrar un buen resultado. Por ganas no será!

miércoles, 7 de mayo de 2014

Objetivo Ironcat: Semana 28/29

Y por fin, llegó la tan ansiada y deseada semana de descanso. Creo que después de la cantidad de horas entrenadas que acumulo durante las últimas semanas y teniendo en cuenta la proximidad del Ironcat, lo necesitaba y, porque no decirlo, me lo merecía. Aún así, durante esta semana he seguido tocando las tres diciplinas y tan solo me he tomado dos días de descanso absoluto (lunes y domingo). Hay que descansar pero sin descuidarse, no sea que después de todo llegue a l'Ampolla con el cuerpo medio dormido. Sobre todo, de esta 28ª semana destaco dos cosas, la primera, que volví a competir en Altafulla (crónica) consiguiendo un muy buen resultado en una distancia (5 km) a la que no estoy acostumbrado y, la segunda, que el sábado por la mañana me dio por ir a l'Ampolla a conocer el recorrido de bici del Ironcat y, para ser sincero, me llevé un pequeño chasco. No me esperaba un recorrido precioso ni me esperaba que no soplase el viento (muy típico de aquella zona), pero tengo que decir que ambas cosas me sorprendieron para mal. A pesar de que, como he dicho, no esperaraba un recorrido ameno, me lo imaginaba de otra forma. La carretera por la que pasamos (hasta el cruce a Camarles) es estrecha y en estos días a ambos lados de la misma los arrozales no son más que inmensas charcas marrones bastante feas. El recorrido, eso sí, es muy llano, aunque los tramos que fui con el viento en contra fueron durísimos y apenas podía superar los 22-24 km/h. Como el sábado próximo sople así (de momento parece que no hará tanto pero no me quiero hacer ilusiones), el tramo en bici va a ser muy duro, especialmente en el aspecto psicológico. Ah, y para rematar, yendo hacia Camarles, me encontré varias veces con nubes de mosquitos. Y digo nubes porque no eran unos cuantos precisamente. Lo único positivo de haber ido a "supervisar" el terreno una semana antes es que, una vez allí, no me encontraré sorpresas (o eso quiero creer).

Escribiendo todo esto, puede parecer que soy un poco quejica, pero no es mi intención. Cuando uno se inscribe a estas carreras ya sabe lo que hay y lo que puede pasar y que hay muchas cosas que no se pueden controlar, así que, de una manera u otra, con mejor o peor humor, nos enfrentaremos a lo que venga.

Sobre la semana de entrenos, lo dicho, poca cosa, apenas 9 horas repartidas de la siguiente manera:

Lunes 28/04.- Tras exactamente 76 días consecutivos de entrenamiento, descanso. Llevaba justamente desde el día 9 de febrero sin un sólo día libre, así que ya tocaba.

Martes 29/04.- Entreno de natación compuesto por 1.000 (alternando 300 variados + 100 técnica + 100 pies), 3x(3x100) haciendo las dos primeras muy fuerte y la tercera a ritmo medio y 200 suaves para terminar.  En total, 2.100 metros en 44'55".

Miércoles 30/04.- Empecé con un rodaje muy suave en bici de 2h08'05" para hacer 62,06 km a una media de 29,1 km/h. Esta vez, sin quererlo y sin buscar un recorrido especialmente llano, salió un ritmo relativamente bueno. Después, sesión de agua para hacer 400 variados, 4x50 pies, 4x50 progresivos, 3x400 (50 técnica + 50 nado) haciendo la primera nadando en punto muerto, la segunda de puños y la tercera mirando el final del carril cada 5 brazadas y 200 suaves para terminar. Al final, 2.200 metros en 47'06".

Jueves 01/05.- Como cada año (desde hace seis), fui a la Cursa del 1r de Maig de Altafulla (5km). Buen resultado haciendo 5,12 km en 18'16" (según mi Garmin) terminando a un ritmo medio de 3'34"/km. Después, rodaje suave por el paseo marítimo de Torredembarra sumando 5,66 km más en 27'13" a un ritmo medio de 4'48"/km. Día de muy buenas sensaciones en general. Después, un gran día de playa y descanso con Arancha.



Viernes 02/05.- Rodaje muy suave por la montaña de 45'46" haciendo 9,02 km a un ritmo medio de 5'04"/km. Después, tercera sesión de natación de la para hacer 600 calentamiento (alternando 200 variados + 100 pies), 4x50 progresivos, 10x50 palas a un ritmo alto, 200 suaves, 10x50 con pull (35 fuertes + 15 suaves) y 200 suaves para terminar. En total, 2.200 metros más en 43'38".

Sábado 03/05.- Excursión a l'Ampolla para hacer el recorrido ciclista del Ironcat, al que di dos vueltas. Fueron 2h06'56" para hacer 61,33 km a una media de 29,0 km/h. Rodé sin forzar, aprovechando el rato de viento a favor y sufriendo el rato de viento en contra (repartido casi al 50%, aunque cuando te ayuda apenas se nota), y me di cuenta que en la segunda vuelta perdí casi 1 km/h respecto a la primera, algo que me dejó un poco preocupado. Por la tarde, sesión de natación (con buenas sensaciones) haciendo 2x20' (2.100 metros) y 400 suaves y variados para terminar. En total, 2.500 metros en 48'22".


Domingo 04/05.- Descanso que aproveché para limpiar a fondo la bici y ponerla "guapa" de cara al sábado. Esta vez no le he llevado a revisar al taller antes de la carrera, esperemos que no me lleve ningún susto. Aparentemente, todo está en orden.

Nada más. Espero que los próximos días tenga un rato para escribir la previa y explicar un poco las sensaciones que tengo y lo que espero hacer el sábado. Hasta pronto!

martes, 6 de mayo de 2014

Crónica Cursa 1r Maig Altafulla

Por sexto año consecutivo, el pasado 1 de mayo volví a Altafulla para correr la única carrera de 5 km que suelo hacer en todo el año. Esta carrera se ha convertido en toda una tradición para mí y este año tampoco quise perdérmela. Sé que poco o nada se parecen una carrera de 5 km y un triatlón de larga distancia (es más, creo que son lo opuesto) pero pensé que correrla me serviría para saber como estoy de "chispa" ahora mismo. Además, conseguir un buen resultado siempre ayuda a coger moral y confianza, y a punto de enfrentarme al Ironcat, es algo que nunca viene nada mal. 

Una de las cosas buenas que tiene esta carrera es que no empieza hasta las 11.30 (antes hay un montón de carreras infantiles) y puedes tomarte la mañana con un poco más de calma. Lo malo es que esta vez nos lo tomamos con demasiada calma y hasta veinte minutos antes de empezar no llegamos a Altafulla, y todavía tenía que recoger el dorsal, cambiarme y calentar. Entre unas cosas y otras, al final, como siempre, calentamiento "express" y a la línea de salida. En esta ocasión me coloqué bastante bien y pude empezar a correr sin ningún problema. Al conocerme el circuito a la perfección, decidí empezar fuerte y aprovechar al máximo el primer tramo de bajada. Durante esos primeros metros, sabía que estaba corriendo rápido, pero no miré el reloj hasta pasar el primer kilómetro, cuando me llevé una grata sorpresa al ver que lo había hecho en 3'07" (diría que el kilómetro más rápido hecho hasta el momento). Como es lógico, ese primer kilómetro fue una especie de espejismo porque a continuación tocaba empezar con los toboganes y mi ritmo se iba a resentir. A pesar de eso, el bajón no fue tan grave y aún conseguí pasar el segundo kilómetro a un muy buen ritmo de 3'27"/km. Ya sólo quedaba la parte más dura del circuito para terminar la primera vuelta, la subida desde el campo de fútbol al cementerio. Durante esos 200 metros de subida mi ritmo sí que bajó considerablemente, aunque me defendí relativamente bien y no perdí ninguna posición (está claro que la subida nos "duele" a todos). Al terminar la subida, tramo llano hasta meta, vistazo al crono oficial (marcaba 9' y poco) y comienzo de la segunda vuelta. Volví a hacer el tramo de bajada bastante rápido, consiguiendo así "disimular" el bajón de ritmo que había sufrido en la subida y pasando el tercer kilómetro en 3'47". Ya sólo faltaban los dos últimos kilómetros donde aún me quedaron fuerzas para apretar. Sabía que aún podría rodar rápido con el circuito a mi favor durante casi un kilómetro más para luego encarar nuevamente la subida y llegar a meta. Así, hice ese cuarto kilómetro en 3'37", recuperando algún segundo respecto al anterior y el último, otra con la subida de por medio, en 3'56". Los últimos 120 metros (de regalo) hasta la llegada a meta, los hice casi al sprint, terminando la carrera en 18'17" y finalizando en el puesto 19 de 340 corredores (resultados).

Sinceramente, no esperaba hacer este tiempo, ni mucho menos. Hacer casi 50" menos que el año pasado (19'05") es muchísimo, y más teniendo en cuenta que llevo mucho tiempo sin hacer apenas series de velocidad y entrenando específicamente para el Ironcat. Lo que sí es verdad es que me hacía gracia eso de bajar de los 19' y lo conseguí con bastante margen, así que, terminé muy contento. Ahora sólo falta que el próximo sábado termine igual de satisfecho. Veremos a ver.

Para terminar, os dejo unas cuantas fotos de Arancha y de la organización y los resultados del Garmin.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...